El empresario dubaití, Alí Albwardy, invertirá USD100 millones en la Argentina para la construcción de tres hoteles en el interior del país.

La novedad fue transmitida en las últimas horas por el jeque al presidente Alberto Fernández y el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, en una reunión en la Casa de Gobierno.

El empresario, dueño del grupo Albwardy Investment y de los hoteles Four Seasons de Buenos Aires y Meliá de Iguazú, informó que construirá dos complejos hoteleros en la provincia de Misiones y otro en Santa Cruz, indicó un comunicado del gobierno. Si bien no se confirmó a qué cadenas corresponderá los nuevos emprendimientos, cabe resaltar que además de Four Seasons y Meliá, el grupo también tiene en su cartera las marcas Hyatt y Desert Palm en distintas partes del mundo, sobre todo en el continente africano.

Lammens afirmó que "en este contexto difícil que vive la Argentina, donde nos es imperioso conseguir dólares, estamos convencidos de que el turismo va a cumplir un rol fundamental en el desarrollo económico de los próximos años".

El ministro agregó que "celebramos la llegada de estas inversiones, que reflejan la confianza que genera el gobierno de Alberto Fernández y generan empleo. Con el aporte de todos los sectores, vamos a mejorar la infraestructura, fundamental para incrementar el turismo receptivo en las diferentes regiones del país".

Albwardy, originario de Dubai, preside Albwardy Investment LLC, una empresa fundada a mediados de los años '70 que, según su web oficial, factura anualmente más de US$1.000 millones. Hoy la cartera de Albwardy consta de más de treinta empresas y emplea a más de 5.000 empleados.

En 2017, el fondo pagó USD55 millones para quedarse con el histórico hotel Sheraton Cataratas, uno de los hoteles más exclusivos del país, dado que está situado en medio del Parque Nacional Iguazú. El millonario detrás de la compra es el excéntrico jeque. Ese hotel lo llevó a una categoría de lujo y lo renombró como Meliá Iguazu Resort & Spa. Por estos días, el empresario visitó el complejo para seguir de cerca las reformas que se hicieron.

Albwardy, que ya había comprado en 2011 el Four Seasons Buenos Aires, opera una decena de hoteles en destinos exóticos, como Zanzíbar, Tanzania y las islas Seychelles.