La pandemia, el difícil escenario económico, la caída de la renta e, incluso, la ley de alquileres modificaron el tablero del sector inmobiliario en el último año y medio. Por estos días, una buena cantidad de propietarios están dejando de alquilar sus propiedades para ponerlas a la venta.

En ese aspecto, Ariel Rodríguez, titular de Value Bet Inmuebles explica que "si sumamos los inmuebles que tenían destino habitacional o fines turísticos podemos determinar que aproximadamente el 28% de los mismos han pasado a la venta colaborando así con el actual récord histórico. Los inmuebles en venta permanecen en ese estado y se continúa intentando encontrar a quienes deseen adquirirlos".

Por su parte, Marta Oriozabala, CEO de Real Capital, destaca que "me animaría a decir que un gran porcentaje no renovaron alquiler, los propietarios están esperando con el inmueble en la mano o lo ponen a la venta".

En igual sentido, Diego Álvarez Espín, de Century 21, dice que "no hay estadísticas reales y oficiales confiables. Pero la pésima ley de alquileres motivo a dos cosas. Uno a retirar oferta de inmuebles en alquiler y otra a no declarar los contratos. Creo que de la oferta de alquiler un 30% optó por una de estas dos decisiones. Lo que produjo el efecto contrario al buscado por la ley. Al haber menos oferta, hay más concentración de demanda, y mayor precio".

Opciones de inversión

 

Con respecto a las oportunidades, Diego Migliorisi, Socio Gerente de Migliorisi Propiedades, sostiene que un 60% de los que tienen dinero para invertir los destinan al mercado de real estate local o delo exterior. "Otros utilizan el dinero para su industria o comercio o en mercados más volátiles como acciones o cripto activos".

Rodríguez sostiene que "la mayor parte de los que venden su único inmueble lo hacen con el fin de concluir su proyecto de vida en el suburbano, para disminuir gastos o bien para lograr una reposición de menor precio y que el sobrante les permita sostener los costos de vida. Diferente es para quienes venden un segundo o tercer inmueble, éstos prefieren evaluar diversas opciones de reinversión y lamentablemente hace varios años que Argentina no es ni siquiera competitiva con varios países de la región, perdiendo así una gran cantidad de inversores. Se estima que la inversión de argentinos en Estados Unidos ha crecido en un 77% en los últimos 18 meses".

Sin embargo, muchos especialistas coinciden en que el éxodo no es masivo y tampoco es un paso tan simple. Oriozabala afirma que "sabemos que muchos eligen nuevos desarrollos, hemos tenido reubicaciones familiares o reinversiones. Llevarse el dinero al exterior requiere de un alto nivel de conocimiento del rubro, asesoramiento, riesgo y administración que no todos tienen o quieren tener".

La especialista completa, "invertir en el exterior es un negocio diferente. Existen aquellos que tienen unos ahorros, quieren hacer un resguardo del capital, que no cuentan con experiencia en inmuebles y que comprar propiedad en la misma ciudad donde se vive les da seguridad a largo plazo. Por eso muchos, pese a la inestabilidad del mercado, siguen eligiendo reinvertir en real estate local".

Migliorisi ratifica que no hay un gran éxodo de propietarios a otros países. "Más allá que en la Argentina existan problemas internos la pandemia es una cuestión global. El argentino siempre es muy apegado a su país. No veo un contexto masivo de reinversión total en el exterior".

Para Rodriguez, "el éxodo es un proceso permanente de muchos países de Sudamérica, pero cabe destacar que el porcentaje de esta inmigración no es significativa como sí lo es la inversión o reinversión en el extranjero".