El tribunal que supervisa el procedimiento de bancarrota de la telefónica Oi por u$s19.000 millones está cerca de tomar una decisión que evitaría que la junta siga adelante con su plan de reestructuración preferido, según una persona con conocimiento del asunto.

El tribunal de la ciudad de Río de Janeiro planea dictaminar que dos miembros de la junta designados este mes como directores estatutarios de la compañía de telecomunicaciones brasileña no pueden votar mientras Oi esté bajo protección por bancarrota, dijo la persona, que pidió que no se revelara su identidad porque se trata de información privada.

Sin los votos, la junta tendría que persuadir a los ejecutivos de la empresa de que apoyen su plan de reestructuración, que no es bien recibido entre los tenedores de bonos, informó Bloomberg.

Si el tribunal del país vecino aprueba el fallo en cuestión, esto le dará tiempo a la cúpula directiva de la quebrada Oi y al Gobierno de Brasil para negociar un acuerdo por separado con los acreedores.