Durante las primeras semanas de la pandemia, se detuvieron en el país unas 5.000 obras de construcción que implicaban inversiones por USD2.500 millones. En números finos, superaban los 5 millones de metros cuadrados. El sector emplea a 450.000 personas.

Sin embargo, con el paso de los días y las flexibilizaciones que se fueron concretando en diferentes partes de Argentina, muchas de esas obras pudieron reactivarse.

En la actualidad, un 45% de las construcciones se desarrolla normalmente; 18% siguen paralizadas y 19% están demoradas por causas ajenas a la empresa. El resto corresponde a obras en trámite de rescisión y algunas con entrega reciente y en garantía.

Según el estudio elaborado por la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), para conocer el panorama de la actividad, la proporción de obras mejoró con respecto a junio.

A pesar de algunos síntomas positivos, gran parte del sector aún no se reactivó y está inmerso en grandes inconvenientes financieros. En junio, el 64% de las empresas proveedoras no realizaron presupuestos u ofertas de obras públicas y seis de cada diez no concretó ninguno para obras privadas. Además, algo más del 80% de las constructoras no tuvo  ninguna adjudicación el mes pasado.

Luego de casi cuatro meses desde el inicio de la pandemia una importante cantidad de empresas no puede cumplir sus obligaciones tributarias, indica el informe de CAMARCO.

El 25% de las empresas tuvieron que suspender personal bajo convenio Uocra y la mitad estima que las suspensiones seguirán al menos hasta agosto.

Respecto del pago de salarios de julio, el 48% de las empresas los asume con recursos propios y el 25% con un mix de recursos propios y ATP. Al momento del estudio el 55% de las empresas había pagado el SAC completo, un 17% en parte y un 26% aún no lo había podido pagar.

En junio, el 49% de las empresas fueron incluidas en el programa ATP, algo menos que en los dos meses anteriores. El 45% de las empresas accedió a un crédito con tasa preferencial, valores casi iguales que en los meses anteriores

En lo relativo a las expectativas del sector a tres meses vista, el 23% espera que la actividad mejore, el 31% que se mantendrá igual y el 29% cree que disminuirá. Las expectativas en junio eran casi iguales

Respecto de la facturación esperada para los próximos seis meses, sobre la base de lo presupuestado, el 66% de los consultados indica que la misma será un 50% o menos de lo esperado.