El futuro de unas 3.000 estaciones de servicio argentinas es incierto y muchas de ellas podrían seguir los pasos de las 1.500 bocas de expendio de combustible que desaparecieron en la última década.

Sus dueños aseguran que apenas "sobreviven" con sus negocios a raíz del atraso en los precios, la inflación y los aumentos salariales.

Las regulaciones a las que están sometidos los dejan sin márgenes para recuperar rentabilidad pese a que los volúmenes de venta hayan mejorado, según indicó un informe de la Confederación de Entidades de Hidrocarburos (CECHA), entidad que nuclea a unos 5.000 minoristas.

"Desde hace cuatro años estamos operando en modo supervivencia. Primero fue la recesión, luego la pandemia y ahora un contexto económico de incertidumbre, marcado por nuevos picos de inflación, el atraso en los precios, la escasez de combustibles y paritarias que superan la capacidad de pago del sector", advirtió Gabriel Bornoroni, presidente de CECHA.

Según cálculos de la entidad con datos a marzo de 2022, "en los últimos cuatro años, las estaciones de servicio de todo el país perdieron el equivalente a 5,5 meses de facturación".

"Aunque los números de volumen de venta siguen mostrando leves incrementos mes a mes, no alcanzan para revertir la crítica situación del sector que sobrevive en un contexto de alta inflación, atraso en los precios y paritarias sin techo", señaló un comunicado.

La entidad informó que "desde que comenzó la última recesión en Argentina, a comienzos de 2018, el mercado minorista de combustibles líquidos perdió de manera acumulada ventas por 8,2 millones de metros cúbicos, lo que representa 5,2 veces el volumen total vendido durante abril de 2018, el mes tomado como referencia".

Sobre los precios, alertan sobre un importante atraso respecto de la inflación, que es la base del desequilibrio de las cuentas.

"Mientras el valor de la nafta súper se incrementó 17,5% desde junio de 2021 hasta marzo de 2022, los precios al consumidor se incrementaron 39,7%, los precios de alimentos y bebidas se incrementaron 43,8%, el de la leche fresca en sachet creció un 29,1% y el del pan francés subió un 45,4%", señaló.

CECHA marcó que "durante marzo de 2022, la facturación total a precios constantes estuvo todavía 7,7% por debajo del nivel registrado en marzo de 2018, cuatro años atrás".

La entidad precisó que el volumen total de combustibles líquidos vendido en el canal minorista argentino creció durante marzo un 5,6 por ciento".

En rojo

 

"Aunque las estadísticas muestran subas leves en las ventas, no alcanzan para que las estaciones alcancen una rentabilidad razonable", afirmó CECHA.

Añadió que "el punto de equilibrio de una estación de servicio con dos operarios de playa por turno, un cubrefrancos, un encargado de turno y un empleado administrativo fue de 305.000 litros, volumen mensual que no alcanza el 52,8% de las estaciones de servicio del país".