Unilever, fabricante del jabón Dove y el helado Ben & Jerrys, está adquiriendo Sundial Brands para ampliar su oferta de productos para el cuidado del cabello y la piel destinados a mujeres de raza negra.

Sundial, con sede en Nueva York, fundada en 1991 por inmigrantes liberianos, fabrica marcas como SheaMoisture, Nubian Heritage, Madame CJ Walker y Nyakio. Si bien los términos de la transacción no fueron revelados, Sundial Brands espera ingresos de alrededor de u$s240 millones este año, dijo Unilever en un comunicado difundido por la agencia Bloomberg.

La adquisición sigue a la inversión de Unilever a principios de este año en Beauty Bakerie, un fabricante de cosméticos con sede en San Diego respaldado por el director gerente de Lazard, William Lewis, y el presidente ejecutivo de American Express, Kenneth Chenault.

Empresas como Sundial Brands y Beauty Bakerie han ganado seguidores entre jóvenes africanos, afroamericanos y otras mujeres negras, cuyo poder adquisitivo está cada vez más en la mira de los gigantes corporativos de consumo. LOreal, por ejemplo, ha construido un centro de investigación de cuidado del cabello en Johannesburgo para aumentar las ventas en el continente africano. El mes pasado, el fabricante francés de artículos de lujo LVMH superó las expectativas de ventas del tercer trimestre, en parte gracias a la fuerza de Fenty Beauty de Rihanna, una nueva línea de maquillaje desarrollada con la cantante pop de Barbados.

Como parte del acuerdo anunciado ayer, Unilever y Sundial están creando el New Voices Fund con una inversión inicial de u$s50 millones para "fortalecer a las empresarias de color".

Sundial operará como una empresa independiente y seguirá siendo dirigida por el presidente ejecutivo Richelieu Dennis, dijo Unilever.