Uno de cada cuatro inquilinos de la Ciudad de Buenos Aires pagará parcialmente o no pagará el alquiler en julio, de acuerdo con un relevamiento realizado por Inquilinos Agrupados.

La encuesta, que alcanzó a más de 1.500 inquilinos de la Ciudad, confirmó además que el 25% del segmento que no puede hacer frente al pago del alquiler está acumulando hasta tres meses de deuda.

"La mitad de los inquilinos manifestó tener ingresos inferiores a los que percibió el mes pasado, no hay dudas de que la vivienda alquilada se encuentra en estado crítico y solamente el auxilio estatal puede garantizar la continuidad de vivienda a decenas de miles de hogares porteños", indicó Inquilinos Agrupados.

Con relación al decreto 320/20, en principio vigente hasta el 30 de septiembre, que congela alquileres y prohíbe desalojos, "es notable la desobediencia del mercado inmobiliario para cumplir con las normas públicas, aún en emergencia sanitaria inédita", señaló la agrupación.

Tres de cada diez inquilinos sufrieron algún tipo de amenaza de desalojo y otro 30% no recibió el CBU obligatorio para poder transferir el pago del canon locativo; mientras que el 28% sufrió amenazas de desalojo o no renovación de contrato.

Asimismo, Inquilinos Agrupados indagó sobre el cumplimiento de la nueva Ley de Alquileres a pocos días se su entrada en vigencia y un 32% de los encuestados declaró recibir presiones para no adecuarse a la ley.

El presidente de IA, Gervasio Muñoz, consideró que "la nueva normativa es muy resistida por el mercado inmobiliario y están llevando adelante estrategias para no cumplir la ley ni el decreto que suspende los desalojos y congela el precio de los alquileres".

"Además, se ve un proceso de endeudamiento muy fuerte en el sector. Es fundamental elaborar mecanismos desde el Estado para lograr el cumplimiento y extender el decreto 320/20 hasta marzo del 2021 para evitar aumentos y desalojos que lleven a una crisis habitacional aún más grave", concluyó.