El boom de la explotación de los hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta hicieron que la localidad neuquina de Añelo triplicara su población en menos de una década.

Sin embargo, la construcción de viviendas en esos años no acompañó a ese crecimiento. Es que hasta diciembre de 2019, en el corazón de Vaca Muerta no se podían construir edificios con más de cuatro pisos, a excepción de los que tenían el permiso luego de engorrosos trámites que desalentaban la inversión.

Una traba que llega a su fin luego de que el Concejo Deliberante de la localidad aprobara, bajo la presidencia del actual intendente Milton Morales, el nuevo código de edificación que ya está vigente.

"Hemos agionarnado el código de edificación, el primero quedó establecido allá en 2014 y en base al crecimiento, al desarrollo y al aumento de inversiones tomamos la decisión de modificar, ampliar e implementar nuevas condiciones de desarrollo", aseguró en diálogo con el diario Río Negro, el intendente de la localidad petrolera.

Y agregó: "Queremos que el inversor tenga las reglas claras y sepa que es lo que puede construir y que es lo que no".

Los principales cambios que trae consigo la nueva legislación municipal son respecto al crecimiento en altura y en dependencias.

Claro que el código proyecta una zonificación que delimita en que sectores de la localidad podrán construirse edificios de más de 10 metros y en cuales solo se podrá ir hasta dos pisos de altura.

Los edificios más altos podrán construirse en la parte urbana de Añelo en las zonas cercanas al trazado de la Ruta 17, allí se podrá ir, dependiendo el área, hasta los cinco o seis pisos.