En las últimos horas, se llevó a cabo una reunión del Directorio de la cerealera Vicentin, en donde participaron representantes de los accionistas, de los principales acreedores de la compañía (tanto granarios como entidades financieras acreedoras nacionales e internacionales) y los interventores designados en el marco del concurso.

El objetivo de la reunión fue generar un ámbito apropiado de información directa para los acreedores, donde se puedan consensuar y atender las necesidades de todas las partes involucradas en este proceso de reestructuración, informar la marcha de los negocios de la compañía mientras se sustancia dicho proceso y, una vez definida la propuesta concursal, poder validar su potencial aprobación.

En esta reunión también se abordaron detalles vinculados con la posible incorporación de los socios estratégicos que se anunciara recientemente como futuros accionistas mayoritarios y controlantes de la compañía, entendiendo que este proceso está regido por estrictas condiciones de confidencialidad.

"Esta primera reunión transcurrió en un ambiente de cordialidad, entendimiento y con un enfoque colaborativo, donde varias de las partes ven con expectativa el inicio de este proceso", se informó a través de un comunicado.

Entre los aspectos que fueron informados, se destaca la continuidad y operatividad de todas las unidades del negocio, el pago al día de todos los salarios y cargas sociales e impositivas, sin que hayan producido despidos, ni pasivos post concursales durante todo este período.

Participaron de esta reunión además de los miembros del Directorio de la compañía y de los representantes de los accionistas, los interventores designados en el marco del concurso de acreedores, Andrés Shocron y Guillermo Nudemberg; representantes de la cooperativa ACA y del Grupo Depetris, del BNA (Banco de la Nación Argentina), del Rabobank, Banco Itau y de las entidades Financieras FMO y Natixis.

Interés

 

La semana pasada, la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Molinos Agro y Viterra Argentina (ex Oleaginosa Moreno y propiedad del gigante Glencore) mostraron oficialmente su interés por obtener el control de Vicentin, empresa que arrastra una deuda de unos 1.200 millones de dólares.

Las charlas ya llevan varios meses y la expectativa es que los nuevos socios pasen a tener la mayoría accionaria.

A partir de ahora se inicia un proceso de auditoría (due diligence) para conocer el verdadero valor de los activos. Una vez cumplido ese trámite, se establecerá el porcentaje que le corresponderá a cada uno de los nuevos socios.