A poco más de dos meses de comprarlas, la petrolera estatal YPF encontró un interesado para 120 estaciones de servicio de la marca Oil Combustibles que pertenecían al empresario Cristóbal López, hoy detenido acusado de administración fraudulenta agravada.

El comprador es Delta Patagonia, que tiene como controlantes a Copetrol y Barcos & Rodados, dos de los mayores retailers de combustibles de Paraguay, y que también está integrada por accionistas argentinos, indicó el portal Econojournal. Copetrol, uno de los accionistas de Delta, que es propiedad de la familia Zapag, dio el golpe en junio de este año cuando se quedó con la red de estaciones de Petrobras en Paraguay, a cambio de u$s383,5 millones.

Consultados por BAE Negocios, fuentes de YPF aseguraron que no podían hacer comentarios porque la operación no está cerrada.

El proyecto de la empresa del país vecino es adquirir los activos y luego vestir las estaciones con la marca Gulf Oil, un grupo estadounidense, fundado en 1936, que en el país pisa fuerte en el negocio de lubricantes pero que casi no tiene presencia en el negocio minorista, salvo por una estación hace unos meses inaugurada en Villa María ( Córdoba).

El 2 de octubre pasado, en medio de la causa judicial por una deuda de $1.400 millones que Indalo mantiene con la AFIP, YPF -junto a su socia Dapsa- pagaron u$s85 millones y dejó en el camino a Trafigura ( Puma), que también había presentado una oferta. Además de las estaciones (en total eran unas 300), YPF y Dapsa se quedaron con la refinería santafesina de San Lorenzo. El resto de las estaciones de Oil se las quedaría Dapsa, aunque no se descarta que YPF tome alguna de ellas.

Nuevo jugador

Gulf tiene presencia en más de 100 países. La compañía posee una planta de blending de lubricantes en la localidad de Moreno, en el oeste de la provincia de Buenos Aires, que fue inaugurada en 2013.

Con su ingreso en el mercado local de estaciones de servicios se sumará a los principales jugadores como YPF, Axion Energy, Shell y Puma (de Trafigura) y a otras empresas de pequeña y mediana envergadura que buscan ganar su espacio como Dapsa, con presencia en el interior de Buenos Aires y La Pampa, entre otras.