El gigante tecnológico Amazon publicó este jueves su informe trimestral sobre resultados financieros y decepcionó a inversores y analistas. Las acciones de la multinacional —ahora liderada por Andy Jassy, después de la salida de su fundador, Jeff Bezos— cayeron más del 6% después de que la empresa informara su primera pérdida de ingresos en tres años y unas expectativas muy débiles para los resultados del tercer trimestre. Aunque las ganancias fueron de 7.800 millones de dólares, los USD 113.080 millones ingresados entre abril y junio no lograron alcanzar las previsiones de los inversores. 

En su informe de resultados, Amazon adelantó que para el tercer trimestre del año espera registrar ventas de entre 106.000 y 112.000 millones de dólares, muy por debajo de los 119.200 millones que estimaron en Wall Street. De cumplirse las expectativas de Amazon, el crecimiento sería de entre el 10% y el 16% interanual, una tasa significativamente menor a la del 27% de este trimestre y del 44% entre enero y marzo

Amazon no logró alcanzar las expectativas de recaudación de los analistas

"Estamos comenzando a superar eso (el crecimiento de entre 35 y 45%) y es por eso que se ve que parte de la tasa de crecimiento se está reduciendo”, declaró el director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, y agregó que Amazon espera ver un crecimiento más lento durante los próximos trimestres. Estos pronósticos están en línea con los de Apple y Facebook, que también vieron cómo sus acciones caían después de advertir que las tasas de crecimiento de los ingresos se desacelerarían desde los máximos de la pandemia.

En cuanto a su beneficio operativo, Amazon alertó que estará entre 2.500 y 6.000 millones de dólares, una brecha bastante amplia y, por tanto, difusa. Sin embargo, se mantiene lejos de los 6.200 millones de dólares de costos en los que incurrió por las medidas de seguridad del coronavirus en el tercer trimestre de 2020.

Los tiempos de gloria empiezan a quedar atrás

Este fue el primer trimestre que no contó con Jeff Bezos en la dirección, ya que el magnate renunció a principios de julio. Antes de eso, los resultados de Amazon fueron impresionantes: entre enero y marzo tuvo el mejor trimestre de su historia y ganó unos 24.700 millones de dólares. Con la pandemia del coronavirus (Covid-19) todavía presente, aunque ya despidiéndose lentamente de los países de Europa y América del Norte, el gigante tecnológico pudo disfrutar de enormes ganancias y más recaudación en ventas. 

Comparado con 2020, los 113.080 millones de dólares que recaudó Amazon significan un crecimiento del 27%. A esto se suman las ganancias de 7.800 millones de dólares o, lo que es igual, 15,12 dólares por acción.  Amazon Web Services, los servicios de nube que representan uno de los pilares de la compañía, aumentaron sus ingresos en un 37% en el segundo trimestre, un crecimiento más rápido que el 32% del trimestre anterior. Los ingresos de AWS llegaron a 14.810 millones de dólares en el trimestre, superando así a los 14.200 millones estimados por los analistas.

El regreso a la presencialidad desacelerará el crecimiento de Amazon

El impacto de la pandemia fue clave para los días de gloria de Amazon, ya que el aislamiento forzó a muchas personas a quedarse en sus casas y optar por el comercio online, donde la multinacional domina tranquilamente.  Sin embargo, las cuarentenas se levantaron y los consumidores se fueron de vacaciones o regresaron a la oficina.

Por eso, la preocupación que ahora dominea es que la perspectiva de ingresos se achicó en vistas del tercer trimestre. También podría generar más incertidumbre sobre el crecimiento del comercio electrónico durante los próximos trimestres.

Sin embargo, Andy Jassy, nuevo CEO, destacó los servicios "vitales" proporcionados por el negocio de consumo de la compañía y Amazon Web Services durante la pandemia, y agradeció a los empleados de la compañía: "Estoy muy emocionado de trabajar con ustedes mientras inventamos y construimos para el futuro".

Amazon tiene un 52% más de empleados que el año pasado

En este sentido, el empleo total de Amazon alcanzó un nuevo máximo de 1.335 millones de empleados a tiempo completo y parcial en todo el mundo a fines de junio, unos 64.000 más que a fines de marzo, cuando concluyó el primer trimestre, y un 52% más que el año pasado.

Un aumento en los casos de variantes delta empujó a algunas empresas de Silicon Valley, incluidas Facebook, Google, Uber y Twitter, a repensar sus planes de regreso a la oficina y exigir vacunas para los empleados o cerrar oficinas nuevamente. Olsavsky dijo a periodistas que Amazon no planea que los empleados regresen en septiembre y adelantó que no exigirán que los empleados estén vacunados.

Auditorías, controles y regulaciones

Amazon tiene aún más motivos por los que preocuparse. Actualmente, la empresa se enfrenta a duras oleadas regulatorias junto a las otras Big Tech —Facebook, Google y Apple—, entre las que se destaca una investigación en curso de la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) sobre su presunto uso de datos de vendedores de terceros para producir y vender sus propios productos de la marca Amazon Basics.

No solo esto, sino que la FTC también está revisando la compra planeada por Amazon del legendario estudio de Hollywood MGM por 8.450 millones de dólares para reforzar sus ofertas de videos y competir mejor con empresas como Netflix y Disney +.

La nueva presidenta de la FTC, Lina Khan, es una ferviente crítica de Amazon, empresa gracias a la cual saltó a la fama después de publicar un artículo para el Yale Law Journal titulado "La paradoja antimonopolio de Amazon ", que pide cambios en el marco regulatorio antimonopolio actual. Ante esto,  Amazon ya pidió que Khan se abstenga de las investigaciones antimonopolio de la comisión y de la investigación sobre su adquisición de MGM.