Los 32 trabajadores de Zanella despedidos en San Luis llegaron a un principio de acuerdo con la patronal, que accedió a pagar el 75% de las indemnizaciones en 5, 6 y 7 cuotas, y la entrega, en algunos casos, de una moto como parte de pago de la deuda que hasta la actualidad se mantenía en conflicto.

El vocero de los trabajadores, Pedro Chacón, anunció que comenzarán a recibir los cheques de pago los primeros trabajadores con los que se arribó a un acuerdo.

Soledad Freire, jefa de Recursos Humanos de Zanella, visitó la provincia el miércoles de la semana pasada cedió a la presión de los trabajadores que incluso cortaron el acceso a la fábrica para impedir que se retirara del lugar.

"Estuvimos desde las 11 de la mañana hasta las 21 horas" impidiendo que el auto que la trasladaba abandonara la fábrica, y "por esa medida" la representante empresarial tuvo que acordar el pago para los despedidos, aseguró el trabajador.

Chacón advirtió que el acuerdo permanecerá en pie hasta que se haga efectivo el pago, y que es "una primera etapa de solución", porque los trabajadores van a continuar reclamando el 100% del pago de sus indemnización, tal como lo establece el artículo "245" del Convenio Colectivo de Trabajo, según se cita en el telegrama de despido.

Con respecto a los suspendidos de la empresa, el vocero aclaró que recibieron un pago suplementario esta semana que "seguramente fue insuficiente", como los que vienen realizando "a cuenta gotas", y con la promesa de contenedores de motos para armar que los mantiene esperanzado en poder retener la fuente de trabajo.