Dostoievski

Vivir sin alegría es normalizar el desánimo

Aunque tengamos días grises, es obligatorio volar de nuevo

Vivir sin alegría es normalizar el desánimo