Patrick McNee

Cuatro series felices o “no todo empezó con Los Soprano”

Pequeña muestra gourmet del pasado televisivo

Moonlighting, lo mejor que nos dieron los ’80