Roberto Rodriguez

La escuela pública, el único lugar que queda en pie