Los bonos soberanos en dólares cerraron la semana con una buena performance, en líneas generales. La mejora se dio en medio de un escenario externo más favorable. Los mercados emergentes se vieron beneficiados por la baja en las tasas largas en Estados Unidos, y los bonos argentinos consiguieron sumarse esta vez a la tendencia. 

Los Globales protagonizaron avances de entre +0.6%/+2.6% en la semana. De todas maneras, es importante resaltar que los bonos de “Indenture” viejo (GD38/GD41), que cuentan con las cláusulas legales más sólidas para los inversores, volvieron a encabezar los ascensos con subas de entre +2.2%/+2.6%. 

De hecho, en lo que va de julio, estos dos títulos ya acumulan subas de +3.2% y +3.9% para los 38s y 41s, respectivamente, superando ampliamente el retorno de sus pares. Recordemos que estos títulos también cuentan con un sendero de cupones más alto en los primeros años. A partir del reciente pago, la tasa corriente en los 38s/41s se vuelve la más apetitosa dentro de la curva de rendimientos.
El dato clave para el mercado de deuda en moneda local llegó el jueves de esta semana. La inflación no trajo sorpresas y se ubicó en 3.2% en junio. Una cifra que se ubica apenas por debajo del 3.3% de mayo y en línea con lo que esperaba el mercado. El dato no fue positivo, la inflación permanece en niveles muy elevados e inconsistentes con lo proyectado en el presupuesto. A partir del dato de inflación, los bonos ajustables por CER recuperaron algo de fuerza. Los títulos más cortos marcaron subas de entre +0.2/+0.3%. La mejora se fue extendiendo en la parte media/larga de la curva. El TX24 y el TX26 llegaron a subir cerca del +1.9% esta semana, respectivamente.

Por otro lado, finaliza otra semana intensa para los mercados, donde los datos macro presionaron sobre las cotizaciones, y un buen inicio en la temporada de balances no fue suficiente para frenar las correcciones en Wall Street de entre el 1/2%. Además, los comentarios moderados del presidente de la FED no ayudaron. Jay Powell comentó el miércoles que la inflación, que se ha disparado a medida que la economía se recupera aún más, probablemente se mantendrá elevada en los próximos meses, antes de moderarse. Powell también señaló que no hay cambios inminentes en la política de tasas de interés de la Fed, y agregó que todavía queda un largo camino por recorrer antes de que el mercado laboral se recupere por completo del golpe de la pandemia. 

En cuanto a la temporada de balances, el inicio fue mejor a lo esperado, con un sector financiero mostrando resultados sólidos para el segundo trimestre del año. Según Factset, hasta ahora solo el 8% de las empresas del S&P500 informaron sus cifras, donde el 85% logró superar las estimaciones del mercado (en un 19%) -muy por encima del promedio de los últimos 5 años del 75%-. De mantenerse esta dinámica, sería el segundo mejor trimestre desde que comenzaron estas mediciones.

*Analista de PPI