A diferencia de la semana pasada -en donde sonaban vientos de rally navideño-, en las últimas ruedas, la volatilidad fue un rasgo distintivo de los mercados. Incluso, el balance semanal cierra con cierta debilidad.

Los principales mercados de USA presentan un balance negativo de entre 1-2% en promedio, y misma tendencia para los principales índices de Europa, que pierden hasta 1.5%. China también mostró un resultado en rojo, en una semana en donde no sólo los datos mostraron cierta debilidad en el crecimiento, sino que afectaron puntualmente algunas noticias corporativas que siguen reflejando la presión con la que opera el sector inmobiliario.

Por fuera de esto, y ya a nivel general, los mercados estuvieron atentos a las decisiones de política monetaria de los principales bancos centrales. Y en donde el dato fue la posición más dura leída en todos los comunicados. Entre los más relevantes, lógicamente, la FED.

Puntualmente, la Reserva Federal decidió acelerar la reducción de sus compras mensuales de bonos. Además, en su informe dejó ver que no hay un solo funcionario que prevea la tasa estable, por lo que un aumento en la tasa el próximo año es casi un hecho. Por su parte, en la zona del euro, los bancos centrales tampoco se quedaron atrás. El Banco de Inglaterra decidió aumentar la tasa por primera vez desde la pandemia, y el BCE siguió los pasos de la FED recortando el ritmo de compra de activos, pero, por el momento, manteniendo la tasa de interés estable.

Igualmente, la tasa a 10 años logró cerrar en zona neutra con respecto a una semana atrás, en niveles de 1.41. En tanto, el balance para el Dólar Index fue levemente positivo.

En cuanto a lo local, no hay dudas que la atención sigue focalizada en las negociaciones con el FMI, y las noticias que se interpreten pueden afectar este punto. Entre ellas, sin ir más lejos, fue en las últimas horas el rechazo de Diputados (por la oposición) al Presupuesto 2022. Los ruidos estuvieron presentes toda la semana, hasta que se terminó rechazando. ¿Qué puede pasar ahora? Que el Gobierno decida prorrogar el Presupuesto de este año y reacondicionar los gastos vía DNU y decisiones administrativas. No obstante, el punto quizás más preocupante es que contar con este Presupuesto era (según se entiende) una de las condiciones del FMI.

De hecho, sin poder avanzar en el Presupuesto, también queda en stand by el esperado Plan Plurianual que aún no se conoció (y muy posiblemente quede para el I trimestre del año).

En este marco, los bonos en USD ley NY igualmente lograron sostener la recuperación reciente, con leves subas. El riesgo país, en este marco, sólo cayó 0.2% -ubicándose en niveles de 1710 puntos-. No fue la misma tendencia, en general, en los ley argentina, ni en los CER (afectados además por el dato de inflación) y Dólar Link.

Las acciones también cayeron, y el Merval en pesos perdió en la semana poco más del 2%. Las líderes, sin embargo, operaron mixtas. Banco Francés, por ejemplo, subió 3.5%; mientras que Cresud o Aluar perdieron hasta 6%.

Cambiando de eje, al dólar, el oficial subió 0.4%. A la vez, el Dólar divisa subió 0.5%; y el Dólar MEP cayó 1.7%, cambiando el “juego” de las brechas. Si lo que miramos son los futuros, también se observaron bajas de entre 0.3/1.2% en las primeras posiciones.

En cuanto a otros datos, en lo económico el dato de inflación sabemos fue relevante en la primera parte de la semana. Menor a la esperado, el IPC subió 2.5%, producto de la desaceleración de productos estacionales y regulados. Respecto a la núcleo, esta se ubicó en 3.3%, por arriba del 3.2% de octubre.

En lo financiero, el Tesoro cerró una excelente licitación, con un financiamiento neto importante; mientras que en lo que hace a la política monetaria, las reservas se mantienen en mínimos -en un marco de fuertes ventas del BCRA- y el Comité de Política decidió mantener la tasa de política monetaria (TNA de LELIQ) en 38%; esto último quizás, en contraposición a lo que algunos esperaban, que sostenían la necesidad de un ajuste al alza. 

*Análisis de PPI