La nueva propuesta de movilidad previsional, que impulsa el Gobierno nacional para que rija a partir de marzo del año próximo, prevé un ajuste semestral que se determinará a través de la aplicación de una fórmula proporcional conformada por la evolución de los salarios y la recaudación impositiva.

La Administración Nacional de la Seguridad Social ( Anses) espera que, de aprobarse, el aumento para el año próximo sea mayor que el que hubiera habido si estuviera vigente la Ley 27.426 sancionada en 2017 por impulso del ex presidente Mauricio Macri.

Dicha fórmula tiene como antecedente directo la establecida por la Ley N° 26.417 que estuvo vigente desde 2008 hasta su derogación en 2017, y será puesta a consideración de la Comisión Bicameral Mixta de Movilidad Previsional por el Poder Ejecutivo con el objetivo de que comience a regir a partir del próximo año.

El proyecto es resultado de un trabajo conjunto que llevaron adelante el Ministerio de Trabajo, la Anses y el Ministerio de Economía.

Cómo es la nueva fórmula de movilidad jubilatoria que propone el Gobierno

"La fórmula que se propone es sustancialmente la misma a la sancionada en el año 2008 y que resultó en una mejora sostenida en el poder adquisitivo de los jubilados y jubiladas" hasta el año 2017, de un 26% en términos reales, señalaron fuentes del Palacio de Hacienda.

Esta nueva fórmula propuesta incluye tres variables:

  • Salarios: variación semestral del valor de RIPTE.
  • Recaudación Tributaria: variación interanual del semestre, se encuentra ajustada (dividida) por la cantidad de beneficios.
  • Recaudación Total: variación interanual de la recaudación acumulada de los últimos 12 meses y se encuentra ajustada (dividida) por la cantidad de beneficios.

Los aumentos serán aplicados de manera semestral, es decir dos veces al año.

La inflación, excluida de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria

El proyecto que se pondrá a consideración del Parlamento excluye a la inflación como método de ajuste porque "no es deseable en la Argentina", en virtud de la realidad que el país atraviesa "hace lustros" en materia inflacionaria, afirmó la Anses en su informe.

"Una fórmula que incorpora a los salarios, implica que el ingreso de los pasivos acompañe al de los activos. La posición de la mayor parte de los especialistas es que la evolución de los salarios debe ser parte de la fórmula de movilidad", destacó el informe.

Asimismo, se indica que la inclusión de la recaudación impositiva en la fórmula "permite compartir el crecimiento y, al mismo tiempo, cuidar la sustentabilidad fiscal". 

Los conceptos clave de la nueva fórmula para las jubilaciones

En su informe, Anses detalló los puntos clave de la fórmula que propone el Poder Ejecutivo, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Reducción del déficit: el Gobierno sostiene que el nuevo esquema "permitirá reducir el actual déficit previsional, dado que, si bien el salario real aumenta junto con el crecimiento económico, lo hace menos que los recursos tributarios".
  • Legislación constante: otro elemento destacado es la incorporación de una cláusula de "legislación constante", que establece que los cambios en la política tributaria o en las condiciones de acceso a los beneficios no tendrán efecto en la movilidad.
  • Equilibrio sustentable: "Entre los argumentos más reiterados estuvo la necesidad de buscar equilibrio para el Sistema Previsional en función de sus fuentes y dinámicas de financiamiento", afirmó la Anses. "La fórmula presentada es similar a la aplicada entre 2009 y 2017. Esta considera para su cálculo la evolución de los salarios, los recursos de la Anses (Tributarios y Totales) y la evolución de los beneficios de la Anses", explicó el organismo previsional. 
  • No litigiosidad: Según explicó Anses, "la fórmula propuesta tiene lo que muchos juristas han llamado 'sustentabilidad jurídica' al recuperar la esencia de la fórmula de 2008 que no ha tenido litigios y es jurídicamente robusta".
  • Actualización de datos: Además, "la propuesta reduce los rezagos respecto de las dos fórmulas anteriores" ya que permite que los datos utilizados sean lo más recientes posible.

Cómo es la fórmula suspendida que aprobó Macri

La futura fórmula buscará reemplazar a la suspendida Ley 27.426 -sancionada durante el gobierno de Mauricio Macri- que ponía el eje en la evolución de la inflación, sin tener ninguna correlación entre la movilidad jubilatoria y los recursos disponibles.

Concretamente, estipulaba que los ajustes jubilatorios estarían determinados en un 70% por la inflación y en un 30% por el índice RIPTE de evolución de los salarios.

En los dos años que tuvo vigencia la ley suspendida, el haber mínimo de los jubilados cayó un 19,5% en términos reales.

Cómo serán los aumentos de las jubilaciones en 2021 con la nueva ley de movilidad jubilatoria

Las proyecciones actuales del Gobierno indican que, con la nueva fórmula que buscará ser aprobada, el aumento total de las jubilaciones en 2021 debería ser del 32,2%, número que se obtiene de sumar un aumento del 11,9% en marzo y otro del 18,2% en septiembre.

En cambio, con la fórmula suspendida aprobada por Macri mediante la Ley 27,426, el aumento total de los haberes jubilatorios en 2021 hubiera sido del 30,9% (producto de un aumento del 6,8% en marzo, del 7,4% en junio, del 6,8% en septiembre y del 6,8% en diciembre), es decir, 1,3 puntos porcentuales menor que el que habría si la ley propuesta por el Gobierno es aprobada.