Sin nuevos drivers y en el marco de incertidumbre actual, es que los bonos soberanos en dólares volvieron a tener una semana negativa. En cuanto a las acciones argentinas, el índice Merval mostró un alza del 1.8%, aunque se trata de una variación que tuvo más que ver con el alza del CCL que con una suba real del precio de las acciones.

Por otro lado, la primera semana del mes fue positiva para el Banco Central, al menos desde el punto de vista cambiario. El ente consiguió cerrar la semana con un saldo neto positivo cercano a los 500 millones de dólares-con compras a un ritmo promedio diario de 103 millones de dólares.

En lo internacional, los mercados en Wall Street finalizaron nuevamente en verde, con nuevos máximos para el S&P500, que llegó a cruzar los 4.100 puntos. Esto, en medio de las mejores perspectivas de crecimiento para este año.

Hacia adelante, en lo local, la inflación será el dato clave a monitorear en la próxima semana. Recordemos que las mayores presiones observadas a finales de 2020 se mantuvieron en el comienzo de este año, y se espera se aceleren en marzo, complicando las perspectivas de un sendero de desinflación de corto plazo.

La semana que viene, en lo internacional, seguiremos monitoreando el flujo de datos económicos. Se espera ver cierta recuperación en la producción industrial (se proyecta un +2.7% mensual), a raíz del mejor clima en marzo, después de las fuertes tormentas de febrero que frenaron en algunos casos la actividad. Además, se espera ver una aceleración en las ventas minoristas en parte gracias al pago de los USD 1.400 provenientes del nuevo paquete fiscal de Biden. No obstante, el dato clave de la semana llegará el miércoles, con la publicación de los precios al consumidor.

*Analista de Portfolio Personal Inversiones