Finalizamos un año histórico para la deuda Argentina. Uno de los principales acontecimientos del 2020 fue la reestructuración de la deuda privada en moneda extranjera. Un hecho que era necesario, pero no suficiente, para que la economía despegue. Respecto a la deuda soberana en moneda local, el Gobierno fue ganando cierta credibilidad con el pasar de los meses, lo que generó un Roll Over exitoso y una buena performance de los títulos a lo largo del año.

Por otro lado, cerramos un año muy complicado en lo cambiario. Con medidas que buscaron restringir la demanda, impulsando una brecha creciente en medio de las constantes intervenciones del Banco Central para sostener el ritmo de devaluación de la divisa. En el plano de la renta variable, el índice Merval en dólares marca otro año negativo por tercer año consecutivo, después de un 2018 con una caída del 50% y 2019 del 30%. De esta forma, cerró el 2020 - un año por demás atípico - con una contracción del 36% en los 359 puntos. De esta forma, y poniendo en perspectiva, desde los máximos del 2018 - 1800 puntos - el índice cayó un 80%.

En el frente externo, los mercados despiden el 2020 en zona de máximos en medio de las perspectivas más bien optimistas con respecto al próximo año. Los tres principales índices de Wall Street lograron cerrar el año dentro del terreno positivo, y en un marco de menor volatilidad. En este marco, las subas durante este año atípico fueron lideradas por el Nasdaq en un 43.5% que logró ubicarse en torno a las 12.879 unidades, seguido por el S&P 500 que aumentó un 15.6% hacia los 3.734 puntos.

*Analista de Portfolio Personal Inversiones