La deuda soberana en dólares cerró la semana con mayoría de subas salvo algunas excepciones entre los globales. Así, sostiene la reciente recuperación que venimos viendo estas últimas semanas y el riesgo país se ubica hoy en niveles más cerca de los 1.500 puntos que los 1.600/1.650 que llegamos a ver en marzo.

Es interesante destacar que la mejora entre los globales se acentuó en la parte corta con el 29 y 30 subiendo 1.8% y 1.5% en la semana. Mientras que el 38 y 41 incluso retrocedieron en torno al 0.6/0.8%-. Dentro de la curva local los números fueron positivos con subas promedio del 0.9/1.0%.

En pesos, los números también fueron positivos. Los CER marcaron alzas a lo largo de toda la curva y especialmente en la parte más larga con mejoras de entre 1.5% y 2.0% en promedio. El TX24 subió 2.3% y el TX26 12%, mientras que el disco pesos se destacó en la parte larga con subas del 2.5%. Los títulos más cortos subieron, pero en menor magnitud: TC21 (+0.5%) & TX21 (+0.5%).

Esto considerando que venían descontando una inflación superior al ritmo que marca la data de alta frecuencia para mayo -en torno al 3/3.5%-.
 

El equity argentino se suma a la tendencia positiva de la deuda con marcadas subas esta semana. El Merval en pesos superó los 66 mil puntos y acumuló una suba cercana al 10% en las primeras ruedas del mes. Medido en dólares el índice avanzó cerca del 9% en la semana ubicándose cerca de los 398 puntos -cerca del 12.1% por encima del promedio de mayo (355 puntos)-.

En lo internacional, la agenda económica sigue marcando el ritmo de los mercados. El foco se mantiene sobre las presiones inflacionarias en una economía que cobra impulso y una FED que se resiste (por el momento) a cambiar su enfoque expansivo. El dato del IPC de mayo llega el próximo jueves y las proyecciones apuntan a una cifra del 4.7% desde el 4.2% abril (core 3.4% est. vs 3.0% abril). Un aumento que se explica en parte por la comparación base con respecto al escenario restrictivo del 2020. A lo que se suman los recientes problemas en la cadena de suministros, el boom en los precios de los commodities, un mercado laboral que recupera fuerza, y el aumento de los precios del sector inmobiliario.

*Analista de PPI