La deuda en dólares repuntó en el último día de la semana y cerró con subas de entre 2/2.5% en promedio este viernes, dando vuelta no solo el balance semanal sino también el mensual. El Riesgo país cedió desde los 1600 pts que llegó a tocar el miércoles. Esto, en un contexto más calmo para los emergentes en general, y tras las novedades con respecto al FMI y una posible postergación de la deuda del Club de París.

En el mundo de los pesos, sin ninguna licitación del Tesoro agendada para esta semana, el foco estuvo en el dato de inflación de abril, con la cifra mensual de 4,1%, bajando respecto del 4,8% de marzo. No hubo estacionalidades fuertes como textiles y colegios, que aportaron 0.9 pp el mes pasado, y ayudó también la menor tasa de devaluación que el BCRA fue materializando. Sin embargo, la medición núcleo trepó a 4.6% (la mayor de los últimos 7 meses).

 
Para la semana que viene, el foco se mantiene sobre las licitaciones. Según el calendario oficial, el Gobierno saldrá al mercado el próximo miércoles 19 de mayo. Se trata de un nuevo desafío para el Tesoro, que debe afrontar vencimientos por $ 301.2 mil millones.
 
Pasando a las acciones locales, las compañías argentinas tuvieron una buena performance, a pesar del difícil contexto en los mercados internacionales. Por su parte, la suba del último día de la semana fue la que marcó la diferencia, donde el Merval medido en dólares subió un 5.3% y cerró en los 348 puntos - niveles que no tocaba desde mediados de febrero -. En la semana, el índice Merval en dólares acumuló un alza del 7.6%.

En lo cambiario, el BCRA sigue acumulando divisas, cerrando esta semana con un saldo neto positivo cercano a los USD 700 millones y acumulando en el mes unos USD 1.300 millones. Esto se da en pleno pico de estacionalidad de la liquidación de granos. Mientras tanto, el BCRA logró ir materializando un menor ritmo de devaluación. El dólar oficial fue corrigiendo de a tres o cuatro centavos diarios, llevando el ritmo del crawling-peg a una TNA del 11/11.50% promedio diario.
 
En lo externo, cerramos una semana volátil para Wall Street. El dato de inflación preocupó a los mercados y el posterior aumento en los rendimientos soberanos de largo plazo impactó en las cotizaciones.