El gigante inmobiliario, China Evergrande Group, ha admitido este martes que podría no ser capaz de cumplir con sus agobiantes obligaciones de deuda. El grupo apunta pasivos que suman más de USD 300.000M tras años de préstamos para financiar su rápido crecimiento. Este sector es uno de los principales motores del crecimiento de China, por lo que la quiebra de una empresa tan importante tendría enormes repercusiones para la economía del país asiático.

 

*Análisis de IOL