Industria y Construcción

Estos resultados son muy importantes por el peso que tienen dentro de la economía y el empleo:  2 de cada 10 puestos de trabajo corresponden a estos rubros y no hay que olvidar el impacto indirecto que generan en muchos de los otros sectores de la economía.

Índice de Producción Industrial manufacturero

El Índice de Producción Industrial manufacturero, el IPI, cayó 6,6% respecto de 2019. Sin embargo, volvió a crecer en la comparación mensual, un 13,8% cuando observamos la serie desestacionalizada. Si bien en los últimos dos meses la producción recuperó más de la mitad de la pérdida que sufrió durante la cuarentena, aún falta un 15% para llegar a los niveles previos a que se desatara la pandemia. 

Es importante destacar que no todas las ramas de la industria se comportaron de la misma manera. Por ejemplo, “Alimentos y bebidas” y “Sustancias y productos químicos”, aumentaron su producción con respecto a junio de 2019, impulsadas en buena parte por una mayor demanda interna en el contexto de la emergencia sanitaria. 

 

En Sustancias y productos químicos, los productos farmacéuticos aumentaron 11,7% a nivel interanual. ¿Sabés qué otro rubro creció de un año a otro? Adiviná: detergentes, jabones y productos personales, un 15,2% con respecto a junio del año pasado. Indicios claros de un contexto condicionado por la emergencia sanitaria. 

Otros dos sectores que crecieron fueron el de “Tabaco” y “Muebles y colchones”, que volvieron a abrir y aumentaron su producción para atender la demanda acumulada en los meses previos. En el otro extremo, “Prendas de vestir, cuero y calzado”, con una caída de 38,9% interanual, fue de los sectores que más incidió en la caída de la producción; es que las ventas on-line no logran compensar las pérdidas ante el cierre de los locales a la calle.

Todos estos números se complementan con la encuesta cualitativa Covid a la industria manufacturera que se publicó también esta semana.

Lo bueno de estos relevamientos es que las empresas, en lugar de responder con valores numéricos, describen su percepción de la situación y eso permite obtener respuestas adicionales sobre las causas que están detrás de las estadísticas. En junio, el 46,4% de los más de 1.700 establecimientos encuestados, es decir casi la mitad, respondió que operó con normalidad, porcentaje que aumentó respecto a mayo, cuando era el 38,6%. 

Los sectores manufactureros de “Alimentos, bebidas y tabaco”, “Refinación del petróleo, químicos, productos de caucho y plástico” y “Madera, papel, edición e impresión” operaron mayoritariamente con normalidad. Por el contrario, el sector de “Textiles, prendas de vestir, cuero y calzado” fue el que presentó mayor proporción de locales sin actividad productiva, ya que uno de cada cuatro locales del sector relevados declaró que no pudo operar. 

Indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC)

La semana también contó con la publicación del Indicador sintético de la actividad de la construcción, el ISAC, que muestra el volumen de venta de los principales insumos del sector, como el yeso, la cerámica y los ladrillos, los cuales se agrupan dentro de un indicador para calcular todos los meses su evolución. 

En junio, el ISAC mostró una caída de 14,8% en la comparación con el mismo mes de 2019, aunque también creció respecto del mes anterior: 38,2% tomando la serie sin estacionalidad. La mayor cantidad de actividades habilitadas para operar y la demanda para refacciones de viviendas, favoreció la recuperación de las ventas. 

Incluso, hubo algunos insumos que mostraron subas en la comparación interanual: pinturas, yeso, ladrillos, cales y cerámicos. Hubo otros materiales, sin embargo, que continuaron mostrando caídas en junio. Como, por ejemplo, el hormigón elaborado y el asfalto, que están más vinculados a las construcciones de mayor tamaño y a la obra pública.

De acuerdo a la encuesta cualitativa que se incluye habitualmente en la publicación, la proporción de empresas que espera que aumente la actividad de la construcción en los próximos tres meses subió, pero todavía más de la mitad piensa que va a seguir disminuyendo, tanto se dediquen a realizar obras privadas o públicas.

Pese a la recuperación de junio, en el acumulado del primer semestre, ambos indicadores están en niveles muy inferiores a los de la primera parte de 2019: 14,6% y 37,8% por debajo en la industria y la construcción, respectivamente.

Qué es una serie desestacionalizada

Mención especial para un concepto que usa mucho el INDEC: la desestacionalización de una serie

¿Qué significa esto?  

Muchas de las variables que se miden a lo largo del tiempo suelen tener cierta estacionalidad ¿Qué significa estacionalidad? Que tienen un comportamiento cíclico, es decir una conducta particular en ciertos meses que se repite sistemáticamente todos los años. 

Para ver qué pasa con la variable más allá de estos episodios regulares, se des-estacionaliza la serie. 

El componente estacional podría generar picos y eso dificultaría el análisis de la dirección de una serie. Por eso, cuando se quiere ver qué pasó de un mes a otro, se elige esta serie ajustada a la hora de hacer la comparación.