Luego de un comienzo de mes complicado, con la variante Omicron volviendo a sembrar cierta incertidumbre sobre la economía y su recuperación, la aparente confirmación que no sería tan perjudicial y algunas noticias -económicas y corporativas- permitieron a los mercados volver a soñar con el rally navideño (que amerita la época). De hecho, hasta el momento y algunos estudios, reflejan que  si bien el número de infectados con la nueva cepa crecen, los casos estudiados conllevaron menos intervención médica y la mortalidad es muy baja

Así los principales índices americanos ganaron en la última semana entre 3-4%, y las bolsas de Europa entre 1.5/3.5%. Incluso cerraron con recuperación los principales índices de Asia.

La tasa americana a 10 años, por su parte y como señal de ruido en los mercados, subió unos 13 puntos a la zona nuevamente cercana a 1.5%. Mientras que en cuanto a las principales monedas, no hubo mucho cambio punta contra punta en la semana, el euro cerro en niveles de 1.1 y el Dólar en 96.

La atención acá se la llevaron, sin ir más lejos, algunos datos económicos. Entre ellos, en especial, la inflación americana conocida sobre el cierre de la semana. El IPC general americano cumplió con las expectativas y se ubicó en 6.8% interanual (versus 6.2% el anterior), a la vez que avanzó 0.8% en la comparación mensual. Es una realidad que la inflación se mantiene como el dato clave a mirar, ya que es seguida de cerca por la FED para determinar sus siguientes acciones -en otras palabras, el ritmo de ajuste en su política monetaria, a días de la última reunión del año del organismo-.

Por su parte, en los commodities, el barril de petróleo se recuperó de niveles de USD 67 a cerca de los USD 72. Esto último, a pesar de noticias que le dieron cierta volatilidad, como el informe de la EIA de Estados Unidos y que modificaron los pronósticos de consumo mundial de petróleo para 2021 y 2022.

En tanto, también hubo algunas otras noticias destacadas, como algunas económicas desde Europa y hasta políticas desde Alemania. Mientras que Japón dio a conocer su inflación -también en alza- y China toma nuevas acciones de política monetaria para empujar su economía.

Dicho esto, en lo local, la semana también fue favorable para los mercados. Los principales bonos en USD volvieron a ganar terreno, entre 3-6% a lo largo de toda la curva, lo que les permite acumular en el mes alzas de hasta 15/16%. El riesgo país en este contexto siguió cediendo a la zona de 1710, con una baja en el mes del 10%. Para los títulos en pesos, en cambio, la sensación fue más amarga. Tanto el ajuste CER como Dólar Link se movió entre neutros y a la baja.

 En lo que respecta al Merval, la semana dejó un sabor a nada, con un índice que prácticamente cerró en los mismos niveles que el viernes pasado. Sin embargo, quien fue selectivo seguramente tuvo una buena semana ya que algunas acciones subieron entre 4/5%. Incluso si lo medimos en dólares, el escenario fue mejor, pero por el movimiento del CCL.

Mientras que el tipo de cambio oficial pareció por momentos acelerar su ritmo (aunque cerró la semana con un alza del orden del 0.5%), el MEP y CCL cayeron. El primero a la zona de 200 y el segundo a 210. También retrocedieron los futuros de dólar, con un ROFEX de enero cerrando en 109.

No obstante, la dinámica cambiaria se mantiene complicada, con un BCRA que se estima tuvo que vender unos USD 150 millones en las últimas cuatro ruedas y así las reservas netas líquidas son prácticamente inexistente.

En lo que es dato de actividad, se destacó con algunas peculiaridades del dato de actividad manufacturera y el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción que  mostró una suba de 2% mensual, luego de dos meses de caída. En el acumulado del año, sube más de 37%.

Para la semana próxima, la última completa del año, la atención estará sobre la licitación de deuda del Tesoro del lunes, y el roll over que consiga. A la vez, que se mantendrá lógicamente la mirada sobre los avances o no de un potencial acuerdo con el FMI, y el plan plurianual que promete el Gobierno. De hecho, sobre este punto, en la última semana se conoció que este plan se conocerá antes de cerrar el año; mientras que, sobre las negociaciones con el organismo internacional, Fernández dijo en una entrevista que el acuerdo es una posibilidad y fuentes cercanas a Biden hablaron de la importancia de llegar a un entendimiento “sólido”.  Igualmente, el equipo que fue a USA el fin de semana pasado no trajo (al menos, oficialmente) muchas grandes definiciones. 

 

*Análisis de PPI