¡Hola! ¿Cómo andan? Bienvenidos y bienvenidas a la edición número 23 de la segunda temporada de “Mucho más que un número”, el podcast del INDEC que resume en unos minutos todas las estadísticas que difundimos entre el 7 y el 11 de junio. 

Iniciamos la semana con la publicación del IPI manufacturero, es decir, el Índice de producción industrial de abril. ¿Y qué pasó en el cuarto mes del año? Si lo comparamos con marzo, la serie del IPI sin estacionalidad registró una variación positiva de 0,3%. Sin embargo, en relación con el mismo mes del año pasado, el indicador mostró un aumento de 55,9%. 

Recordemos que esta elevada tasa de variación muestra la recuperación respecto de los mínimos de abril del año pasado, uno de los meses en donde el efecto de la pandemia fue más fuerte. De hecho, las 16 divisiones que conforman el índice subieron en la comparación interanual, e incluso algunas mostraron aumentos superiores al del nivel general del IPI. 

¡Así es! Escuchá las cifras: “Prendas de vestir, cuero y calzado” registró un incremento interanual de 328,1%, “Otro equipo de transporte”, de 315,9%… Pero la división que tuvo el mayor repunte fue “Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes”, que registró una tasa de crecimiento interanual de 756,5%. Hay que tener en cuenta que se está comparando con el número índice del año pasado, que fue de 14....  

¿Índice de 14 en abril del año pasado dijiste? ¿A qué te referís con eso? 

En el INDEC usamos mucho los números índice porque es una herramienta muy útil para realizar comparaciones en el tiempo. Existen de distinto tipo, ya sean para medir precios o cantidades. Estos números índice básicamente muestran la evolución relativa de una variable en comparación con un periodo base de referencia. Te lo explicamos con un ejemplo. 

Supongamos que se estableció un período base en 2004. A partir del primer mes de ese año se fija el número índice 100, que va a ser el punto de referencia de la serie. Los valores que se registren luego van medir su variación respecto de ese periodo base. Por ejemplo, si en el periodo siguiente la variable aumenta 20%, entonces el índice pasará a ser 120. O al revés, si cae un 20%, el número índice será 80. 

Dicho esto, el índice del nivel general del IPI fue de 80 en abril de 2020, cuando el período base, que comenzó en 100, corresponde a 2004. Esto significa que el año pasado el IPI estuvo 20% por debajo del nivel que se inició hace más de 15 años. Interesante este análisis, ¿no? Esperen que Tati me está haciendo señas levantando el dedo índice, seguro tiene algo más para decir de esta forma de medición... 

Sí, te imaginaste bien. ¿Saben cuál fue el índice de abril de este año? 125,2, que se traduce en el aumento de 55,9% interanual que te comentábamos al principio. Aunque no sólo creció respecto del nivel de la pandemia: comparado con abril de 2019, el IPI de este año mostró un incremento de 4%, y de las 16 divisiones que lo conforman, 11 mostraron variaciones positivas respecto de hace dos años atrás. ¿Todo listo para ver series históricas de estos índices? Podes hacer clic en el enlace que te dejamos en la descripción. 

Volvamos a los resultados del mes. "Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes”, además de ser la división de mayor incremento, estuvo entre las cuatro que más incidieron en la suba del nivel general, junto con “Maquinaria y equipo”, “Industrias metálicas básicas” y “Productos minerales no metálicos”, todas ellas asociadas en buena parte a la dinámica de la actividad de la construcción. Y esto nos lleva a nuestro segundo informe de la semana... 

Como todos los meses, difundimos los datos del Indicador sintético de la actividad de la construcción, el ISAC, que resume en un solo índice la evolución del sector a partir del consumo aparente de los principales insumos requeridos en la construcción. El consumo aparente se calcula como la suma de los despachos al mercado interno de producción nacional más las importaciones para cada uno de los insumos que componen el índice general del ISAC. En abril de este año, el índice mostró una suba de 321,3% interanual, la mayor variación de la serie.  

Y acá también deberíamos ver el nivel del año pasado: el número índice de abril de 2020 del ISAC fue 42, con el año base igual a 100 en 2004.

Esto explica en parte la suba de más de 300% en la última medición. Hay insumos que muestran tasas de crecimiento incluso superiores: el consumo de hormigón elaborado, por ejemplo, mostró una suba de ¡1.054,6% en el mes, y el de ladrillos huecos, de... 1.012,2%! 

Cuando se analiza la serie sin estacionalidad, el ISAC registró su tercera caída mensual consecutiva, de 2,2% respecto de marzo en este caso, con caídas más pronunciadas en el consumo de “Hierro redondo y aceros para la construcción”, “Ladrillos huecos” y “Pisos y revestimientos cerámicos”. Igual, no todos los insumos mostraron caídas en el mes. “Asfalto”, por ejemplo, exhibió una suba de 9,5%, “Cemento portland”, de 5,8%, y “Artículos sanitarios de cerámica”, de 3,7%. 

Recordá que el ISAC forma parte de uno de los indicadores de coyuntura de la actividad de la construcción. En este informe, además, podés encontrar datos sobre la cantidad de puestos de trabajo registrados del sector, información sobre las expectativas de corto plazo de las empresas constructoras, su evaluación sobre la situación y hasta la superficie autorizada a construir de obras privadas en 60 municipios representativos de distintas regiones del país. 

Veo que todos estos datos están en el resumen ejecutivo de la página 3 del informe, pero noto algo distinto y no sé bien qué es... 
¡Así es! Estrenamos una nueva infografía en la publicación. Con estas modificaciones buscamos dar un salto de calidad en los formatos de difusión para que puedas leer la información estadística de manera clara, simple y accesible para toda la población. ¡Esperamos que les guste y les ofrezca una mejor experiencia en el uso de los datos! 

En otro informe también estrenamos resumen ejecutivo: el de accesos a internet, que esta semana presentó los datos del primer trimestre del año. En la página 3 del informe podés encontrar el detalle de la cantidad de empresas y hogares que tienen acceso a la conexión de internet. En el promedio de los primeros tres meses del año se registraron 7.248.280 cuentas fijas residenciales, 4% más que en igual período de 2020. ¿Este aumento será el reflejo de que estamos trabajando y estudiando más desde nuestros hogares? 

Mirá, es posible, porque en el caso de las empresas, los accesos mostraron una caída de 14,1% interanual y promediaron los 432.941 en el primer trimestre. Y lo mismo cuando consideramos los accesos de las organizaciones en teléfonos móviles: entre enero y marzo promediaron algo más de 3,5 millones de cuentas, 3,7% por debajo que un año atrás.  

Lo distintivo de este informe es que podés ver el detalle de los accesos por provincia abiertos por tipo de acceso; es decir, si son fijos o móviles; y por categoría, o sea, si corresponden a accesos residenciales o a las organizaciones. Al sumar todos los accesos a internet, la provincia de San Juan fue la que mayor suba registró en marzo respecto de igual mes del año pasado: un 13,2%, seguida de San Luis y Mendoza. Ingresá a la publicación para ver la cantidad de accesos a internet que registró cada una de estas provincias. 

Ya estamos llegando al final de la sección, pero antes queremos comentar los resultados de las Estadísticas de turismo internacional con datos de abril. 

Este informe mensual mide el ingreso y egreso de viajeros a partir de una encuesta que realizamos en los principales puestos migratorios, como el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y el Aeropuerto Jorge Newbery. Sin embargo, en abril de 2021 el operativo de campo se suspendió en el marco de la COVID-19. Por esta razón, y con el fin de recabar información de los viajes para asegurar la continuidad de las estadísticas de turismo, se utilizaron para las estimaciones del informe los datos provistos por la Dirección Nacional de Migraciones a partir de los registros administrativos que produce. 

Qué importancia creciente tienen los registros administrativos para la producción estadística, ¿no? Eso me recuerda el episodio en que entrevistamos al director técnico del Instituto, Pedro Lines, sobre el tema... 

Tati, no te distraigas, que ya estamos por pasar a la sección Marco de referencia. Pero no te preocupes que ahora incluyo el enlace para acceder a esa entrevista para que puedan acceder sin inconvenientes.  

¡Ok, perdón! Dejame cerrar con un par de datos relevantes que se desprendieron de los registros: en abril se estimó la llegada de casi 10 mil turistas no residentes, y de 28.323 residentes que viajaron al exterior. Esto arrojó un saldo neto negativo de turistas de 18.356 personas. El resto de los datos, como por ejemplo la información sobre el país de origen de los viajeros que nos visitaron, los dejamos a disposición de nuestros oyentes para que buceen tranquilos en los cuadros estadísticos y nos envíen las consultas que les surjan para nuestra sección favorita... 
 
-  
Es momento de darle un “Marco de Referencia”, a las consultas que nos hacen llegar al 32067010, o a través de nuestras redes sociales en Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram para que el director del INDEC pueda responderles sin intermediarios. La primera consulta llegó desde Instagram y pregunta lo siguiente: ¿Qué diferencia existe entre la inflación y el índice de precios al consumidor, el IPC? 

Respuesta 1: Está buena la pregunta porque cuando se hace referencia al aumento de precios se usan muchas expresiones (costo de vida, inflación, variación del índice de precios), que no siempre significan lo mismo. Y hay que entender bien los conceptos para entender de qué estamos hablando.  

El término “inflación” propiamente dicho hace referencia al aumento generalizado y sostenido de los precios en una economía. Este aumento de los precios genera un incremento en el costo de vida ¿Y qué es el “costo de vida”? Esta expresión hace referencia a los distintos gastos que 
realizan los consumidores para su vida cotidiana. Es de esperar que estos hábitos de consumo vayan cambiando con del tiempo. Pueden cambiar porque un producto subió mucho de precio, entonces una familia decide comprar otro, sustituir un producto de antes por uno nuevo.

Puede surgir porque cambiaron los gustos de la familia y empiezan a consumir otros productos. Entonces, ese costo de vida va cambiando en función, también, de los hábitos que van teniendo las familias.  

Frente a estos cambios en los hábitos de consumo de los hogares, que incluso pueden ir variando mes a mes, el cálculo del costo de vida presenta enormes dificultades a la hora de hacer su medición y su variación en el tiempo, porque debería hacerse un relevamiento continuo de cómo son esas modificaciones en la canasta de bienes y servicios que suelen consumir los hogares. Por eso, es habitual que las oficinas de estadísticas utilicen “índices de precios al consumidor” para medir los cambios en los precios. Los índices de precios miden una canasta fija de bienes y servicios que representan los hábitos de consumo de los distintos los hogares, y estos hábitos de consumo se hacen en función de una encuesta específica de gastos de los hogares que se realiza generalmente entre cada 5 y 10 años. 
 
Muchas gracias por responder las consultas de nuestros oyentes, Marco. Llegamos al final de este episodio, pero atención que te adelantamos lo que difundiremos la próxima semana: 

Conoceremos la utilización de la capacidad instalada de abril y el indicador de los servicios públicos del tercer mes del año.  

Además, difundiremos los índices de precios al consumidor, de precios mayoristas, de la construcción y la valorización de la canasta básica total y alimentaria. Todo esto correspondiente a mayo de 2021. 

Esto ha sido todo por esta semana. Nos despedimos hasta el viernes que viene y recuerden prestar atención que las estadísticas están en todos lados y en Mucho más que un Número se las contamos.