El lunes por la tarde se dio a conocer el resultado del canje global, el cual cumplió y hasta superó las expectativas con un 93% de adhesión sobre el total de bonos a canjear, que vía CACs terminó resultando en un 99% de deuda con ley extranjera canjeada. Los únicos que quedaron afuera del canje son los tenedores de pares en USD y en Euros, emitidos en el 2010. El gobierno deberá decidir si dejarlos performing, defaultearlos o hacerles una nueva oferta.

 

Respecto al canje de los bonos en ley local, el viernes a la tarde se conoció el resultado oficial para el período de aceptación temprana, mostrando un nivel de adhesión de casi 99%. Recordemos que desde el 2 y hasta el 15 de septiembre se pueden seguir presentando tenedores de bonos al canje, con la diferencia que ahora tendrán un menor monto de interés corrido que se le reconoce en nuevos bonos.

Desde el día miércoles los mercados locales habilitaron la operatoria en modalidad when and if y solamente contra pesos para estos títulos, pero el volumen operado fue mucho menor al esperado. Los primeros precios que se vieron fueron en torno al 12% de tasa, pero con el correr de la semana vimos rendimientos un poco más cercanos al 11,5%. Si bien el volumen fue creciendo del miércoles al viernes, probablemente la liquidez mejorará la próxima semana con la liquidación de los títulos ya efectivamente hecha.

Donde sí ya vemos un poco más de movimiento es en los nuevos bonos ley NY que, si bien aún no se están operando en el mercado local, sí empezaron a operarse en el exterior. El día jueves por la mañana las primeras operaciones fueron en el rango de 10%-10.5% de tasa, pero rápidamente vimos una toma de ganancia, lo cual en parte era esperable teniendo en cuenta que antes del canje los bonos viejos terminaron operando en niveles de 12%. El cierre del jueves dejó a los nuevos bonos operando en el rango de 10.75%-11.75%, entre 10.75%-11% los 2029/ 2030, entre 11% y 11.5% 2035/2038/2041, y cerca de 11.75% el de 2046. Esos mismos niveles se mantuvieron el día viernes, en una jornada donde vimos mucho menos movimiento en estos títulos. Esperamos que con la liquidación de los bonos la semana que viene también veamos mayor liquidez en estos.

 

Por el lado de los bonos en pesos, el volumen negociado en las distintas curvas CER, BADLAR y TASA FIJA fue inferior al observado en las semanas anteriores. Dentro de estas curvas, la más operada fue la de bonos CER que estuvo sostenida a lo largo de la semana, arrojando una suba semanal de entre 0.5 y 3%. A mitad de semana, como mencionamos anteriormente, los mercados locales habilitaron la operatoria when and if para los nuevos bonos TX26 y TX28, los que se acomodaron rápidamente a la curva rindiendo al cierre de la semana 5.85% y 6.25% respectivamente.

En ajustables por Badlar vimos interés del mercado por bonos provinciales medios, principalmente los de la Ciudad de Buenos Aires (BDC22 y BDC24).

En los bonos a tasa fija, el flujo semanal estuvo concentrado en el bono del tesoro al 2021 (TO21) que subió casi 1%.

En cuanto a deuda provincial, todavía estamos a la espera de PBA, que según varios medios es la primera provincia que se espera anuncie avances (ya sea mejora, extensión, o cierre de su oferta). La oferta actual vence el 11 de septiembre, mientras que las otras 2 provincias con canjes abiertos (Mendoza y Neuquén) vencen el 11 y 18 de septiembre respectivamente. Varias provincias han comenzado sus negociaciones con acreedores privados, la gran mayoría aprovechando el período de 30 días de gracia en su pago de cupón, salvo Córdoba que se sigue mostrando performing en el pago de intereses.

En el universo de bonos corporativos, esta fue una buena semana, principalmente por el aumento significativo que hubo en el flujo. Se notó como las buenas noticias en relación al canje soberano, sumado a la vuelta de las vacaciones de inversores del exterior, ayudaron a reavivar un poco este mercado, que semanas atrás venía con poquísima liquidez.

La mayor parte del flujo pasó por la curva de YPF, principalmente en el tramo medio, donde vimos sumas entre 3 y 5%.

El resto de créditos corporativos, no los vimos tan firmes, aunque en líneas generales podríamos decir que la mayoría cerraron entre flat y 1% positivo, suba que no es significativa en estos bonos pero lo destacable más que nada, es el cambio de tendencia y empezar a ver demanda nuevamente en estos bonos.