Los bonos soberanos en dólares volvieron a terreno negativo esta semana, con el Riesgo País subiendo 29 pbs para cerrar en los 1,577 puntos. En este marco, en su versión ley extranjera anotaron caídas semanales del 1% en promedio, cotizando con Tires promedio del 18.29% y paridades del 35.2%. Mientras que los ley local, anotaron rojos en promedio del 2%, cotizando con rendimientos del 19.44% y paridades del 33.5% en promedio. De esta forma, en lo que va del año, los ley extranjera anotan caídas del 12.1%, mientras que los ley local lo hacen por un 13.7%.

La semana no fue fácil para las acciones argentinas, que sufrían los efectos colaterales que dejó la interna política entre Guzman y Basualdo. Pero el último día de la semana tiñó de verde a casi todo el panel, llevando a una fuerte alza del 4.11% al índice S&P Merval en el día y de 4.8% en la semana.

En lo cambiario, el BCRA retomo el menor ritmo de devaluación de la divisa. Puntualmente, el dólar fue corrigiendo de a 4 ó 5 centavos diarios para cerrar este viernes en torno a los $93.84. De esta manera, el crawling-peg volvió a niveles del 15.3% (TNA) promedio diario de los últimos cinco días. Con esta dinámica, observamos una tendencia dispar dentro de la curva dólar linked con una mayor demanda para el TV22 que subió 0.9% en la semana y rinde hoy cerca del 0.1%.

Los mercados en Wall Street cerraron mixtos con drivers que se repiten. La actividad económica que recupera impulso, con datos que lo confirman -el PMI de USA aumentó a un ritmo récord en abril hasta los 60.5 puntos-, y una temporada de balances con muy buenos resultados. La semana cerró con los datos de empleo norteamericano. Para sorpresa de muchos, la tasa de desempleo aumentó del 6% al 6.1% -en contra del 5.8% previsto por los analistas-. Según el informe oficial, se crearon apenas 266.000 nuevos puestos de trabajo, muy por debajo de lo esperado y menor a los 770.000 de marzo.

La semana que viene, en lo internacional, trae una agenda cargada de datos clave a mirar por el mercado. El de mayor relevancia, quizás tiene que ver con el nivel de precios. El IPC de abril llega el próximo miércoles y se espera se mantenga por encima del objetivo de la FED, alcanzando niveles del 3.6% interanual -desde el 2.6% de marzo-. El salto en el nivel de precios tiene que ver en parte con la comparación base contra uno de los peores meses en el inicio de la pandemia. A medida que la economía norteamericana cobra impulso y la demanda se recupera, es que crecen las presiones sobre los precios. La clave estará en si el mercado lee estos aumentos como transitorios, o si ve algún riesgo inflacionario por un periodo de tiempo mayor al estimado inicialmente. En cuanto a indicadores de actividad, se espera una aceleración de las ventas minoristas, tras los pagos de 1400 dólares de los últimos estímulos fiscales. Mientras que las cifras del sector industrial llegarán al final de la semana.

En cuanto a lo propio, y después de los ruidos de esta semana, nos mantenemos atentos a las señales que lleguen por parte de Alberto Fernández junto al Ministro, Martín Guzmán, desde Europa sobre las negociaciones con el Club de París. Y como mencionamos anteriormente, nos mantenemos expectantes a cualquier novedad con respecto a la deuda de la Provincia de Buenos Aires. Por otro lado, la semana que viene estaremos atentos al IPC de abril que llega el próximo jueves 13. Recordemos que hasta ahora, las consultoras privadas estiman niveles del 4/4.4%.

*Analista de Portfolio Personal Inversiones