Terminamos una semana bastante movida en todo lo que es el escenario internacional. La FED dejó sin cambios su política monetaria y mantuvo la tasa de referencia en el rango actual del 0-0.25%, pero generó un fuerte debate con la actualización de sus proyecciones macro.

La revisión de la inflación esperada para el 2021 (3.4% vs 2.4% anterior), generó algunos ruidos en el mercado con algunas dudas con respecto a la tesis de transitoriedad de los precios. Por otro lado, con la fortaleza del dólar, vimos mucha volatilidad en todo lo es que mercado de materias primas. Si bien hoy recuperó un poco terreno, la soja llegó a retroceder un 20% con respecto a sus máximos.  

La posibilidad de una política monetaria más contractiva en USA y la corrección en los commodities fueron dos señales negativas para los emergentes. Los bonos en argentina no se quedaron afuera y marcaron rojos de entre 1.7% y 3.2% en la semana. De todas maneras, en el mes, mantienen el balance positivo con subas de entre +0.9% y +3.7%.

En los puntos a analizar por la deuda en pesos: el dato de inflación y la segunda licitación de junio. El Tesoro obtuvo un buen resultado esta semana y acumuló algo de financiamiento adicional para afrontar el grueso de los vencimientos del mes que llegan en la última semana. Por otro lado, la inflación en mayo resultó menor a lo esperado (3.3% vs. 3.6% del REM), lo que provocó algunos rojos dentro de la curva soberana CER.

*Analista de PPI