Esta semana, Guillermo Moreno analiza las potencialidades que ofrece el Nuevo Orden Internacional (NOI), poniendo en valor los Vectores de Competitividad (VC) que, como nación, contamos para el modelo de desarrollo argentino.

En esta columna, Moreno  junto con el Lic. Pablo Challú, el Lic. Walter Romero y el Lic. Alejandro Alvarez (h.) señala que, aplicando, adecuadamente, los Derechos de Exportación (DE) y sancionando la Ley de Arrendamientos Rurales se conseguirá:

  • desalinear el precio de los alimentos domésticos de los internacionales, incrementando el poder adquisitivo de los Ingresos Populares (IP).
  • aumentar la recaudación del Tesoro Nacional (TN) tendientes a obtener el equilibrio fiscal.
  • mantener incólume la rentabilidad empresarial del productor haciendo recaer "la carga" en los terratenientes.
  • En este contexto, para aquellos que decidan retirarse del "negocio del alquiler de las tierras" se generarán los mecanismos crediticios para que los productores puedan acceder, a precios de mercado, a su propiedad.

Complementariamente con ello, se deja abierta la posibilidad de reconocer "el esfuerzo de los propietarios de la tierra", con la emisión y entrega de un bono soberano por parte de Poder Ejecutivo.

El Vector Energético

Con la misma metodología utilizada se pueden obtener las Rentas Extraordinarias del Vector Energético.

Para ello es imprescindible calcular los Costos Totales asociados a la exploración y explotación (convencional, no convencional y offshore) del Barril Argentino de Petróleo promedio (BAPp), que se extrae en nuestro territorio y en el mar territorial.

Existe consenso en la disciplina que aquel se encuentra en el orden de los U$S 35 el BAPp. Si, por un lado, a este le agregamos los CT incurridos en la transformación, logística y comercialización, y por otro una ganancia justa y razonable para todos los eslabones intervinientes, se arriba a un precio homogéneo para todo el país de U$S 60 cent. litro x gasoil.

Locución:  Ivan Zimberlin