Nos abocaremos a explicitar la importancia de contar con los equilibrios macroeconómicos que permitan su permanencia y sustentabilidad.

Dado este marco, abordaremos el equilibrio fiscal necesario para financiar los gastos corrientes,  aquellos que realiza el Estado para su funcionamiento diario, son repetitivos y se agotan en el primer uso, por ejemplo, los útiles de librería o los sueldos de los docentes universitarios o de los médicos pertenecientes al sistema de salud pública. Los gastos corrientes no incrementan el patrimonio del Estado.

Y el equilibrio externo que posibilitará la generación de las divisas indispensables para el funcionamiento del aparato productivo.

Intercambio Comercial Argentino (ICA)

Los registros contables del Tesoro Nacional (TN) adecuados a los estándares internacionales, diferencian entre:

  • los ingresos y egresos vinculados al funcionamiento de la administración pública (lo fiscal primario) y
  • las erogaciones necesarias para atender el pago de los intereses de la deuda (lo fiscal financiero).
  • Naturalmente el primero de los puntos puede tener resultado positivo, neutro o negativo; el segundo, por cierto, en el presente y en los próximos años solo será negativo.

De allí surge la importancia de obtener un Superávit Fiscal Primario (SFP), porque es la única manera de encontrar el Equilibrio Fiscal (EF = SFP – Intereses de la Deuda Publica

La columna semanal del Licenciado Guillermo Moreno en formato web, completa, en BAE Negocios 

La columna tiene como coautores a: Lic. Pablo Challú, Lic. Walter Romero y Lic. Alejandro Alvarez (h).

Locución: Iván Zimberlin