Luego de hablar sobre los hermanos Moyano y la "mafia del transporte" durante el acto del Día de la Bandera en Rosario el pasado 20 de junio, el presidente Mauricio Macri volvió a hacer uso de una fecha patria para hacer su campaña electoral. En el marco de su visita a la Casa Histórica de Tucumán por el Día de la Independencia, pidió su reelección con metáforas referentes al 9 de julio de 1816.

"Yo veo a esas mujeres y hombres de 1816 muy parecidos a los argentinos de hoy. Ellos cambiaron el futuro, igual que nosotros. Ellos no pensaban igual en todos los temas, pero tuvieron la grandeza de ver más allá de esas diferencias. Hoy la Argentina nos exige ese mismo paso de grandeza", sostuvo Macri durante su discurso junto al gobernador tucumano, Juan Luis Manzur.

Frente a él, en medio de una primera fila llena de funcionarios nacionales, se encontraba su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, quien hasta hace sólo un par de meses formaba parte de la oposición.

En este sentido, planteó que si bien "hoy vemos esa época como muy lejana", en referencia al momento en que Argentina se independizó, "esas mujeres y hombres no eran tan distintos a lo que somos los argentinos hoy". "Nunca es fácil llevar una transformación tan grande y cambiar de raíz lo que estuvo tan arraigado durante décadas. Son transformaciones que necesitamos para crecer, para avanzar, para no quedarnos estancados", remarcó, haciendo un paralelismo con la actualidad.

Siguiendo esa línea metafórica, sostuvo que en ese momento, a la hora de decidir el destino del país, "los argentinos teníamos una tarea muy difícil: ponerse de acuerdo". "Era difícil encontrar acuerdos entre tanta disparidad", afirmó, pero cuando se logró la Independencia "todos los resquemores, las diferencias, las confrontaciones políticas, se dejaron de lado por algo mucho más importante: el bien común de una nación".

"No había superhéroes en 1816, tampoco los hay hoy. Somos personas de carne y hueso, ciudadanos comprometidos, que podemos unir nuestro entusiasmo y nuestras capacidades por este gran sueño que es Argentina. Queridos argentinos, depende de nosotros", cerró Macri, en un claro pedido de que lo acompañen para lograr su reelección.

Por su parte, Manzur sostuvo que la visita de Macri a Tucumán "reafirma una vez más el federalismo y esta Argentina distinta, diversa, con idiosincracias culturales diferentes". A su vez, mencionó "el profundo dolor por el fallecimiento del ex presidente Fernando de la Rúa", a cuya familia envió sus condolencias. A estas palabras se sumó Macri, quien aseguró que el ex mandatario fue "un dirigente bien intencionado" y "una buena persona".