La Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad (Fatsa) y ATSA continuaron este miércoles con sus reclamos paritarios en una nueva marcha por el centro porteño, los cuales se desarrollan desde el lunes y a horas del vencimiento de la conciliación obligatoria.

Esta vez recorrieron la avenida Córdoba y con la presencia del referente de la entidad y cosecretario general de la CGT, Héctor Daer, recuperado de una afección cardíaca que sufrió hace semanas.

Textual

"Continuamos nuestro plan de lucha para conseguir la recomposición salarial urgente. Nos movilizamos para visibilizar nuestro reclamo", sostuvo el gremio de enfermeras y camilleros.

Como ya anticipó BAE Negocios el conflicto es tripartito, y comprime al gremio, empresas privadas y al propio Gobierno en plena pandemia y con la sobrecarga laboral y falta de descanso que sufre el personal sanitario.

Cuestión no menor ante la declamada intención de la Casa Rosada para reconocer el esfuerzo de trabajadores y trabajadoras de Salud.

Este jueves vence la conciliación que dictó el Ministerio de Trabajo a cargo de Claudio Moroni, mientras el viernes habrá un paro de cuatro horas dispuesto por el sindicato, en caso de que antes no se realice una audiencia que destrabe el conflicto salarial.

Viene de lejos

Por su parte, a mediados de junio, las empresas de medicina privada anunciaron que iban presentar una medida cautelar en la Justicia ante la negativa del Gobierno de autorizar un aumento de sus cuotas, lo cual reclaman para poder afrontar la suba salarial que pide el sindicato, de entre el 43 y 45%.

De hecho, la semana pasada el Gobierno suspendió la audiencia a la que había convocado en medio de la conciliación para acercar posiciones entre las partes, debido a que busca primero ver la forma de solucionar los problemas de financiamiento de las prestadoras para luego poder mediar en el acuerdo salarial.

Las empresas del sector alegan que la pandemia aumentó la cantidad de servicios que están brindando y hablan de un desfinanciamiento debido a que no les autorizan un aumento de las cuotas que cobran a sus afiliados.