El oficialismo busca aliviar las tensiones con Juntos por el Cambio por el protocolo de funcionamiento de la Cámara de Diputados para coordinar la próxima sesión. En simultáneo, se prepara para empezar el debate del proyecto de Presupuesto 2022 con una serie de reuniones con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Las conversaciones fluyeron hasta hace algunos días atrás, al menos en lo referido a la Ley de leyes. El titular de la Cámara baja, Sergio Massa, y el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, se comprometieron con el jefe del interbloque opositor, Mario Negri, a que Guzmán mantuviera un encuentro con las diferentes bancadas, luego de reunirse con las diputadas y los diputados oficialistas. “Por el momento, no hay ninguna novedad. No volvieron a comunicarse”, dijeron desde Juntos por el Cambio. 

Aunque aún no hay una fecha definida, en el oficialismo están en tratativas con el ministro para cumplir con lo prometido. Antes deberán saldar las diferencias internas por el rumbo económico, plasmado en gran medida en el texto del Presupuesto 2022. Una vez resuelto eso, se dedicarán a construir los consensos necesarios para obtener el mayor apoyo posible.

Si todo marcha como estaba previsto, las reuniones informales con Guzmán se concretarían esta semana; y recién a partir de octubre expondrían otros funcionarios ante la comisión de Presupuesto y Hacienda, que conduce Carlos Heller.      

No es el único tema pendiente. Uno de los planteos que Negri le había hecho a Massa, junto al jefe del bloque de la Coalición Cívica, Juan López, era que las sesiones volvieran a ser completamente presenciales, bajo el argumento de que el Ejecutivo nacional flexibilizó las restricciones por la pandemia del COVID-19. El líder del Frente Renovador les adelantó que emitiría una resolución administrativa para avanzar en ese sentido y así lo hizo. Sin embargo, desde la principal fuerza opositora se quejaron porque la decisión no se había tomado de manera conjunta, como otras veces, pero además porque se mantenía la posibilidad de que el trabajo en comisiones continuara siendo virtual.

“La resolución implica un cambio al Reglamento y esto exige no sólo la participación de los bloques en su redacción si no que tres cuartas partes de los presentes en una sesión voten afirmativamente”, dijeron desde Juntos por el Cambio a través de un comunicado y pidieron la “derogación” de la normativa.

A la espera de las reuniones con Guzmán, el oficialismo necesita destrabar sí o sí el conflicto con la alianza opositora por la cuestión del protocolo para llevar adelante una nueva sesión, en la que analizan tratar la Ley Ovina y la Ley de Etiquetado Frontal. En los dos casos, están atados a los tiempos, el del calendario electoral -el 14 de noviembre son las elecciones generales- y el de las sesiones ordinarias, que finalizan el 30 de noviembre, aunque siempre está la posibilidad de una eventual prórroga.