La cuarentena por el coronavirus reflejó hacia adentro de los hogares las mismas desigualdades que en la pre pandemia y para la población LGBTIQ+ también significó la reproducción de las violencias, la expulsión total en varios casos del mercado laboral informal y alejarse un poco más de la conquista de sus derechos. En 2021, las medidas de inclusión laboral son más urgentes y las estrategias territoriales, la clave para aplicarlas

María Pía Ceballos, activista y militante travesti trans afro indígena, analizó en diálogo con BAE Negocios que durante el 2020 se evidenció “la pobreza estructural”  de estas personas vinculada a la necesidad alimentaria y  la falta de ingresos económicos. Factores que “constituyen una amenaza específica para el desalojo de vivienda de las compañeras travestis y trans”.

“Muchas compañeras tuvieron que recurrir a la defensoría pública para poder llevar adelante recursos de amparo y que no las desalojen de las pensiones y hoteles donde viven que tienen altos costos pero tienen malas condiciones de vida”, explicó. Si bien los decretos 319/2020 y 320/2020 de abril prohibieron las expulsiones durante el aislamiento por falta de pago, por los bajos ingresos los contratos suelen ser informales y por lo tanto, por fuera de lo que ampara la normativa.

La precarización laboral de la población travesti trans es enorme: se estima que nueve de cada diez no tienen un empleo formal y que la mayor dificultad para este acceso es la discriminación por identidad de género u orientación sexual. “La población LGBTIQ+ en situación de prostitución fue la más afectada por la imposibilidad de poder trabajar”, indicó Ceballos.

Para las personas que sí están empleadas, el teletrabajo también significó una dificultad ya que “existe una brecha frente al acceso a las tecnologías” ya sea por la falta de dispositivos para comunicarse o por no tener el dinero para pagar el servicio de internet. “Necesitamos medidas que no sólo busquen proteger sino brindar estas herramientas a la población travesti trans para que no vuelva a quedar excluida de estos procesos de socialización”, expuso la activista de MTArgentina.

Durante la pandemia 5000 travestis y trans pudieron ingresar al plan Potenciar Trabajo, situación que estaba vedada durante la gestión de Mauricio Macri. A la vez, el Gobierno estableció por decreto el cupo laboral travesti trans del 1% para la administración pública nacional.

No obstante, aún se necesitan más políticas laborales para esta población. Para la también trabajadora de la subsecretaría de Diversidad del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad la clave está en las redes feministas construidas en los territorios previas y también las que a partir de la pandemia tomaron visibilidad.

“Lo importante es que las medidas que se tomen involucren varias jurisdicciones, municipios, organismos y que se tome en cuenta específicamente el liderazgo de las compañeras y compañeres de las organizaciones para pensar en un abordaje de estas políticas”, consideró.

Delfina Schenone Sienra, directora de políticas del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), por su parte, apuntó al sector privado: “En el ámbito de las empresas todavía hay muchas resistencias y mucha discriminación”.

“Hay un desafío enorme por apostar a la formación e inclusión de esas personas y también en términos de población LGBTIQ+, más allá de la identidad u orientación sexual tienen que haber mayores beneficios y derechos que den cuenta de su derecho a cuidad.  Adaptar las licencias correspondientes ya sea de cuidador primario o secundario, tanto para nacimiento de hije como por adopción”, evaluó la integrante de ELA.

Más notas de

Eugenia Muzio

Más mujeres juezas: el techo de cristal en la Justicia y la necesidad de una reforma

"Por cada mujer camarista, hubo tres varones camaristas mientras que el porcentaje de magistradas fue de 30%", indicó la Corte Suprema de Justicia

La historia de Celina Esteban, la primera mujer trans jefa de residentes en CABA: "Todas podemos llegar" 

"Se que mi jefatura va a ser muy observada", aseguró Celina Esteban

Sin bono de Anses, sin protección: trabajadoras de casas particulares en riesgo económico y sanitario

“Con casos positivos de Covid-19 en el hogar a donde trabajan las hicieron ir a limpiar igual”, contó Matilde Britez a BAE Negocios

Cáncer de mama: por qué la desigualdad de género dificulta los tratamientos

"Muchas mujeres no quieren realizar los tratamientos por el miedo a perder el pelo", advirtieron desde Bridge The Gap

A un año de la cuarentena, urgen medidas de inclusión laboral LGBTIQ+

Se estima que nueve de cada diez personas travestis y trans no tienen un empleo formal

A un año de la cuarentena: el costo para las mujeres y el desafío de la dualidad

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) fue paliativo en plena cuarentena por coronavirus pero no es suficiente

Género e inclusión: con la experiencia del IFE, el BCRA prepara proyectos de educación financiera

"La violencia es un mecanismo para que las mujeres sigan segregadas en determinados puestos laborales", explicó Celeste Perosino de cara al 8M, Día Internacional de la Mujer

Sin el IFE y sin nuevos ingresos, las mujeres se endeudan más

La bancarización llega a manos de las mujeres y las personas trans y travestis principalmente “por cobro de AUH, IFE y/o Potenciar Trabajo”

Cupo laboral travesti trans: "Queremos un Estado que promueva la diversidad"

La expectativa de vida promedio de una persona trans es de 40 años

El día a día de un refugio para mujeres en situación de violencia y las trabas para el acceso a una vivienda segura

En el 95% de los casos las mujeres que van a los refugios son las que están en extrema situación de vulnerabilidad económica y social"