La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) aseguró que “va a apelar” el fallo de una jueza federal que ordenó al organismo oficial no cobrarle el impuesto a las grandes fortunas a un empresario. Existe la posibilidad de que la cautelar genere un “efecto cascada” entre quienes deban tributarlo y la recaudación esperada se reduzca considerablemente. La Justicia ya rechazó ayer una medida similar a la dispuesta por la magistrada. 

La jueza Cecilia Gilardi Madariaga de Negre hizo lugar a una medida cautelar pedida por el empresario Alejandro Scannapieco, ex director financiero de Globant, uno de los alcanzados por la norma que estableció un aporte solidario.

El fallo suspende el cobro de la contribución por tres meses sólo para este caso hasta que haya una resolución sobre el reclamo de Scannapieco en su amparo, pero sienta un primer criterio sobre la aplicación y, en perspectiva, sobre la validez de la ley.

¿Cuál es el reclamo del empresario?

El empresario argumentó que el tributo no constituye un aporte voluntario sino un impuesto “confiscatorio” que vulnera su “derecho a la propiedad”, afectando además su capacidad contributiva. 

La explicación de Scannapieco es uno de los argumentos principales para denunciar la ilegalidad del impuesto. La denuncia es que en caso pagarlo sería una doble tributación, por la posible superposición del Aporte Extraordinario con el impuesto a los Bienes Personales.

“Existe mayor riesgo en denegar la medida que en concederla y que la concesión de la cautela no consuma a favor de la actora ninguna situación que no pueda ser revertida si la pretensión de fondo fuera rechazada”, explicó la magistrada para justificar su fallo.

La decisión judicial, con una caución de 100 mil pesos que debe pagar el empresario, tiene una vigencia de tres meses, hasta que se resuelva la cuestión de fondo reclamada en el amparo: que no le cobren el aporte aprobado el Congreso Nacional en diciembre del año pasado con los votos del oficialismo y el rechazo de la oposición, cuyo pago debería concretarse antes del próximo 30 de marzo.

El posible “efecto cascada” 

A pesar de que la decisión actual solo alcanza al ejecutivo de Globant, algunos expertos alertan sobre la posibilidad de que este tipo de recursos judiciales se multipliquen en un “efecto cascada”

“Hay muchos que estaban analizando pagar bajo protesta o presentar una multinota a la AFIP a la espera del inicio del procedimiento de oficio, pero seguramente alguno más se animará a plantear una cautelar ahora que salió este fallo”, explicó el abogado especializado en derecho tributario Esteban Aguirre Saravia al portal Infobae.

La respuesta de AFIP

Desde la Administración Federal aclararon que de entre las 13 mil personas alcanzadas, hasta el momento tan sólo “6 contribuyentes con patrimonios superiores a los 200 millones de pesos presentaron amparos contra el aporte solidario y extraordinario”. Además desde el organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont ya anticiparon que “este fallo se va a apelar”.

La Administración Federal es el encargado de cobrar el impuesto a las fortunas

El antecedente que ya fue rechazado

El Juzgado Federal de Bell Ville, en Córdobarechazó este martes una medida cautelar presentada por el empresario José Luis Prado Ladrizábal en contra de la ley de Aporte Solidario de las grandes fortunas de características similares a las que respaldó Gilardi Madariaga.

Desde la Justicia se argumentó que se "impide a los jueces decretar toda medida cautelar que '…afecte, obstaculice, comprometa, distraiga de su destino o de cualquier forma perturbe los recursos propios del Estado…'”.

El juzgado federal de Bell Ville señaló además que "tampoco se vislumbra la presencia del recaudo procesal del 'peligro en la demora', ni que la parte actora haya acreditado el o los perjuicios de irreparable reparación ulterior o el daño inminente que le producirá el pago del aporte instituido bajo la ley" del Aporte Solidario.