El Tribunal Oral Federal 2 (TOF2) decidió apartar del juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA al abogado José Console, perteneciente a la querella del Ministerio de Justicia, por "incompatibilidad" de funciones.

Console había sido designado el año pasado y su participación en el caso tomó notoriedad cuando semanas atrás en los alegatos del Ministerio de Justicia no acusó a los ex fiscales José Barbaccia y Eamon Mullen.

Esa situación alentó una pelea política dentro de Cambiemos, ya que la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, apuntó sus críticas al ministro de Justicia, Germán Garavano, por haberlo elegido para realizar los alegatos, dejando de lado a los abogados que tenían una estrategia contraria.

Al apartarlo del caso, el Tribunal, con los votos de Jorge Gorini y Néstor Costabel, consideró que Console cumplía funciones "incompatibles", a raíz de su desempeño en el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires.

Los jueces también resolvieron girar lo actuado al Consejo de la Magistratura y al Colegio Público de Abogados de la Ciudad, para que se analice la conducta del letrado, que había sido impugnado por las demás querellas de la causa.

El Tribunal dispuso "apartarlo de su rol como patrocinante del Ministerio de Justicia" y "dejar sin efecto" su actuación en el juicio.

No obstante, y debido a que el Ministerio de Justicia estaba representado por un abogado querellante adjunto, designado el 26 de marzo de 2017, el Tribunal resolvió "aceptar el alegato" de la cartera que conduce Garavano, en el que no se acusó a los ex fiscales por las irregularidades en el juicio por el atentado.

Console no estuvo presente en la sala AMIA al momento del pronunciamiento en su contra, pero el Ministerio de Justicia ya adelantó que apelará el fallo.

Semanas atrás, el letrado pidió una condena de seis años de prisión para el ex presidente Carlos Menem y de 8 para el ex juez federal Juan José Galeano en la causa por supuesto encubrimiento del atentado contra la mutual judía.