La Armada Argentina dio por terminado ayer el operativo de rescate de la tripulación del submarino ARA San Juan, pero continuará buscando en el lecho marino la nave desaparecida hace 15 días hasta localizarla.

La decisión de dar por finalizada la etapa de búsqueda y rescate de los 44 tripulantes la tomaron en conjunto las autoridades del Ministerio de Defensa y la Armada tras no hallarse “evidencia alguna de naufragio” en la amplia zona rastrillada por buques y aviones de 18 países.

Así lo confirmó ayer el vocero de la Armada, capitán Enrique Balbi, quien explicó que el plan SAR (de rescate) “tiene como misión ejecutar la búsqueda y salvamento de personas en peligro en el área marítima, fluvial y lacustre bajo jurisdicción SAR Argentina, con el fin de preservar la vida humana en el mar, que por ley nacional 22.445 le compete a la Armada”.

“El Ministerio de Defensa y la Armada Argentina informan que hoy 30 de noviembre a las 16:20 se declaró finalizado el caso SAR, cambiando a la fase de búsqueda del mismo”, informó Balbi.

La decisión se tomó tras prolongarse “más del doble la cantidad de días que determinan las posibilidades de rescate de la dotación”.

Otra de las causas que motivaron la decisión en el cambio de fase fue que los recursos internacionales, estatales y privados que fueron puestos a disposición para los operativos de búsqueda no encontraron evidencias del ARA San Juan en las aéreas exploradas ni de sus balsas salvavidas.

Balbi detalló que durante las dos semanas de búsqueda se barrió un total de 557 mil millas náuticas cuadradas de exploración visual, y 1.049.479 millas náuticas cuadradas de exploración radar.

El cambio de fase en los operativos determinó el regreso a Comodoro Rivadavia de cuatro embarcaciones para recargar combustible y provisiones, y que entre ellas, el buque de bandera noruega Sophie Siem, que tenía el agua de sus tanques contaminada.

Fuentes de la Armada comentaron a NA, que el regreso de los buques se debía a una parada técnica, que tienen que hacer las embarcaciones para seguir navegando. Durante la conferencia, Balbi confirmó el problema de contaminación del agua que se detectó en el buque noruego.

El Sophie Siem transportaba al minisubmarino estadounidense de rescate que se iba a utilizar en el caso que se hubiese localizado al ARA San Juan dentro de la fase ayer concluida.

Al ser consultado si existe información secreta con respecto al submarino, el vocero expresó: “No, toda la información documentada se la estamos dando a conocer”.

Tal como se informó el miércoles, el área de rastrillaje se acotó a 40 kilómetros, tras recibirse nuevas precisiones de parte de organismos internacionales sobre el punto en el que se produjo un evento compatible con una explosión, tres horas después del último contacto del submarino con la Base Naval Mar del Plata, y en la posición en la que se habría producido esa comunicación.

  • El Gobierno levantará el secreto militar para que avance la causa judicial

Tras el pedido de la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, para que se levante el secreto militar en el marco de la causa en la que se investiga la desaparición del submarino San Juan ARA y sus 44 tripulantes, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, confirmó que el Poder Ejecutivo nacional ‘acompañará’ ese requerimiento.

El funcionario sostuvo que el Gobierno nacional hará “todo lo que sirva para avanzar con la investigación” de lo sucedido con la embarcación.

“Por supuesto que se acompañará (el levantamiento del secreto militar). Todo lo que sirva para avanzar en la investigación y facilitar la absoluta transparencia”, sostuvo Peña a la señal TN.

El jefe de ministros recalcó que el Gobierno busca “transparencia total y no sólo con lo actuado con el gobierno anterior sino lo actuado en estos dos años también”, bajo la gestión de Cambiemos, y advirtió que “no puede haber algo que esté mínimamente sospechado de ocultamiento”.

Yañez, a cargo de la causa caratulada como “averiguación de ilícito”, libró la semana pasada un oficio al Ministerio de Defensa, que conduce Oscar Aguad, para que se releve del secreto militar a los marinos que puedan brindar información sobre el caso.