La seccional porteña de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) continúa con su plan de lucha contra las medidas que considera como un “ajuste laboral”,en reclamo de la renovación de los contratos en el sector público y ante “la amenaza oficial de despedir a más de 20 mil empleados”.

Daniel Catalano, el titular de los estatales de la CABA consideró que “la incertidumbre y desconcierto” generado por el análisis de dotaciones óptimas, realizado por el Ministerio de Modernización de Andrés Ibarra, ameritan las protestas que ATE realizó en el cruce de Corrientes y Callao como también en Paseo Colón y Alsina. El dirigente denunció además “la privatización de las empresas energéticas” del sector público.

Catalano consideró que “el Gobierno no negociará sino que presentará un proyecto de reforma del Estado en el Congreso, por lo que la respuesta de los cuerpos de delegados es y será contundente.

ATE incrementará las medidas de fuerza hasta tanto pueda asegurar que la totalidad de los trabajadores firmarán la renovación de su respectivo contrato”, puntualizó el también referente de la CTA al mando de Hugo Yasky.