Diputadas opositoras que respaldan el proyecto enmarcado en la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito acordaron con representantes de Cambiemos bajar el pedido de sesión especial previsto para el 8 de marzo a cambio del compromiso del oficialismo de poner el tema en agenda de comisiones en el corto plazo.

En marzo se realizarán las primeras reuniones informativas con invitados que reflejarán los distintos puntos de vista sobre la temática, en el marco de un debate que duraría dos meses hasta la firma de los dictámenes, señaló ayer NA.

Si bien la estrategia de una sesión "testimonial" podía generar un golpe de efecto en la opinión pública, dejando mal parados a los diputados que no se sentaran en sus bancas ante la manifestación que se desarrollará en las calles de Buenos Aires (el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer), también se corría el riesgo de dar una muestra de debilidad ante el casi seguro fracaso del quórum.

El presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetsky (PRO), confirmó que realizó gestiones junto a la radical Brenda Austin con la diputada de Libres del Sur Victoria Donda, quien en representación del grupo de diputadas firmantes del proyecto de aborto legal aceptó declinar el pedido de sesión.

"El pedido de sesión especial fue pensado antes que el Presidente anunciara que permitirá el debate del proyecto", justificó Donda.

La legisladora opositora reclamó que el proyecto comience a debatirse inmediatamente después de la Asamblea Legislativa y pidió que la comisión de cabecera sea Legislación General (conducida por Lipovetsky, a favor de la despenalización) y no Salud, quien tiene al frente a la macrista Carmen Polledo, partidaria de la postura "pro-vida". Donde también pidió que el proyecto tenga los mismos giros que las iniciativas anteriores (Legislación General, Legislación Penal, Salud y Familia), sin sumar nuevas comisiones que hagan más engorroso el trámite.