El gobernador electo de Mendoza, Rodolfo Suárez, afirmó anoche que su triunfo significa un apoyo de los ciudadanos "al buen gobierno" del actual mandatario Alfredo Cornejo, quien -a su entender- "deja una vara muy alta".

En el escenario del búnker oficialista, el mandatario electo de Mendoza celebró junto al actual gobernador y a figuras del radicalismo de otras provincias, como Gerardo Morales y Martín Lousteu.

"Somos honestos y no porque no robamos, somos honestos porque decimos la verdad y lo que decimos que vamos a hacer lo hacemos y lo cumplimos. Acá no nos gusta el populismo, es bueno gobernar con austeridad", afirmó Suárez.

El jujeño Gerardo Morales, en tanto, dijo estar "seguro que octubre es otra elección y estamos viendo un clima diferente".

"Con los pies sobre la tierra, agosto fue un palazo, pero estamos trabajando con otra energía y este resultado hace ver al pueblo argentino que nada está ganado y nada está perdido", analizó.