La Federación de Aceiteros que lidera Daniel Yofra cerró su paritaria 2020 en medio de la pandemia y la crisis económica/laboral, con un aumento de salarios por el 25%, con lo cual el sueldo inicial de ese rubro quedó fijado en $68.678.

El acuerdo, válido hasta fin de año, contempla además la revisión para fines de agosto y suma adicional que, respecto a la calificación laboral de convenio, lleva el salario a los $70.000.

"Nuestra paritaria estaba vencida desde el 31 de diciembre", le señaló Yofra a BAE Negocios y puntualizó que el jueves lograron sellar  “el aumento es del 25%, pero para nosotros lo importante es el salario. De allí que $68.700 es el piso que tendría que tener cada trabajador para vivir dignamente", refrendó.

Desde esa concepción y respecto al acuerdo marco que, con la aprobación del Gobierno, firmaron la la CGT y  la UIA para los trabajadores suspendidos por la cuarentena, que percibirán el 75% de sus sueldos, Yofra fue crítico. “No estoy de acuerdo con lo que firmaron, en la CGT hay cuatro o cinco dirigentes que creen que pueden manejar el destino de todos los trabajadores sin consultar y a nosotros no nos preguntaron nada".

En cuanto a la suma retroactiva para los aceiteros, la misma tiene un piso de $45.000 y llega a los $70.000, en rigor de cada categoría de esa actividad. Yofra enfatizó que la emergencia coronavirus, más allá de las diferencias de criterio con la CGT, obliga a que todos los dirigentes que representan al movimiento obrero “deban dar la pelea justa por nuestros derechos,  aún con nuestras diferencias de acción y criterio, sobre todo en estas horas que le tocan vivir a los compañeros de todo el mundo laboral”.

En efecto tanto el ámbito internacional como el nacional, según consideró el referente de aceiteros "hace que este 1ro de mayo tenga un valor muy especial. Tampoco olvidamos que existen quienes nos quieren hacer perder los derechos que tenemos. Nos quieren hacer pagar las consecuencias, como siempre a los trabajadores”.  Yofra remarcó que la defensa de todos los sectores se debe enfocar en la “lucha, sin lugar para bajonearnos, porque está vigente siempre desde sectores clásicos para que cualquier circunstancia les permita dominar a los trabajadores. Cuidar las fuentes de trabajo no es reducir salarios. Si no peleamos por lo nuestro vamos a sufrir peores consecuencias”.

Los aceiteros destacaron que no se trata de fijar una “postura oportunista o rebeldía naíf porque todos saben que este aumento salarial, que no es poco desde ya, tiene que ver con que desde hace años y hasta la fecha ponemos el mismo empeño ya sea para cumplir la tarea como para defender los derechos que nos son propios”.