La reunión de Gustavo Menéndez con Sergio Massa en busca de sumar al peronismo disperso con la mirada puesta en las elecciones de 2019, se produjo en consonancia con el encuentro que el miércoles de la semana pasada tuvo lugar en la sede de la UMET, donde acercaron posiciones dirigentes de extracción kirchnerista como Agustín Rossi, Jorge Taiana y Daniel Filmus; del massismo como Felipe Solá y Daniel Arroyo; y del randazzismo como Alberto Fernández y Fernando "Chino" Navarro.

Ante un nuevo armado opositor, la incógnita radica en los futuros movimientos de la senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner, quien viene construyendo poder desde Unidad Ciudadana.

"Lo que por naturaleza está unido, siempre tiene la oportunidad de volver a juntarse", dijo Menéndez abriendo el abanico de las posibilidades, a lo que agregó: "No quiero que quede nadie afuera, ni Massa, ni Cristina".

Y es que con un 37% de los votos en el principal distrito del país, son varios los peronistas que alientan sumarla a la mesa, pero también es cierto que otros tantos miran a la ex presidenta con recelo, por lo que el final de la movida aún queda abierto a las discusiones.