En las próximas horas, el Presidente dará una mensaje a la población sobre los detalles de la cuarta etapa de la cuarentena que se extenderá por otras dos semanas, o sea hasta el 25 de mayo. Los principales cambios serán la reapertura de las industrias y comercios de cercanía, además de una salida de los niños durante el fin de semana.

La declaración de Alberto Fernández será junto al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en un nuevo gesto antigrieta en el medio de la pandemia. Está previsto que sea esta noche, con horario aún no confirmado. No será la primera vez que se muestran juntos para resolver la nueva etapa de la flexibilización de la cuarentena. Fuentes de la Ciudad y la Provincia confirmaron a este diario que los mandatarios de ambos distritos fueron citados nuevamente a Olivos para participar de los anuncios. "No sabemos el horario, pero será a partir la tarde", señalaron fuentes oficiales. 

El Presidente había recibido a Larreta y Kicillof hace menos de 24 horas para definir los detalles del futuro esquema del aislamiento social. Desde el entorno del jefe de gobierno porteño aclaron que "lo esencial sigue como hasta ahora" en la ciudad de Buenos Aires. Las mismas fuentes revelaron algunas de las medidas de flexibilización que anunciarán esta noche.  En la nueva etapa que comenzará a partir del lunes "habrá más comercios habilitados con muchos protocolos, quedando afuera rubros que mueven mucha gente como gastronomía, indumentaria, cuidado personal, grandes obras y profesionales".

Otro de los puntos importantes que pondrá en la marcha la Ciudad estará relacionada con la salida de los niños. "Los chicos podrán salir los fines de semana. No este fin de semana sino el otro porque esto comienza a partir del lunes", aclaron fuentes porteñas.

El Presidente hace 15 días había declarado optativas las salidas recreativas de los menores en un alrededor de 500 metros, pero la mayoría de los gobernadores decidieron no hacerlo. Ahora el esquema pensado en CABA estaría atado a la finalización del DNI. Desde la Ciudad no dieron más definiciones sobre el anuncio a la espera del mensaje de Alberto. 

Los expertos que se reúnen semanalmente con el Presidente le habían recomendado comenzar con una flexibilización gradual luego de que los datos epidemiológicos mostraron una aplanamiento de la cuerva de contagios del coronavirus. La gran diyuntiva estaba en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires que registraran el índice más alto de enfermos del virus. El temor de un aglutinamiento de trabajadores en los medios de transporte puso en jaque la posibilidad de alivianar la cuarentena.

En el nuevo esquema, la idea es diagramar horarios escalonados para la entrada y salida de los trabajos y que las empresas pongan traslados a disposición de los empleados. Con este protocolo, más de 1000 industrias comenzará a funcionar desde la semana próxima. 

En la Provincia de Buenos Aires, en especial en el Conurbano, la situación del virus es totalmente diferente a CABA. Igualmente habrá novedades para el distrito más grande del país. "Habrá apertura de actividades industriales", ratificaron desde el entorno de Kicillof. La mirada diferenciada con el territorio porteño tiene que ver con la densidad de población y no por las diferencias políticas de los gobernantes.

Desde La Plata aclaron a este diario que "no existen soluciones porteñas para los problemas bonaerenses". La afirmación va acompañada de cifras. En la Ciudad de Buenos Aires viven 3 millones de personas, mientras que en el suelo bonaerense suman 15 millones. "Hay 135 municipios con realidades distintas. Cada distrito irá pidiendo la apertura de sus industrias", explicaron desde la gobernación. 

Los anuncios de la cuarentena estarán atados a la decisión del Gobierno de seguir o no con la oferta de la reestrucutración de la deuda internacional presentada por el ministro de Economía, Martín Guzmán. Estaría previsto que hoy se mezclen los dos anuncios. Todo indica que la Casa Rosada extenderá el plazo de negociación con los bonistas hasta la fecha límite del 22 de mayo