El Gobierno Nacional, junto a cámaras empresarias del sector lácteo y la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra), suscribieron un acuerdo para mejorar la producción y el empleo, basado en una mayor capacitación de los trabajadores, la multifuncionalidad de tareas, y la posibilidad de contratar empleados por tiempos parciales.

Además, se estableció un nuevo esquema de premios por presentismo y puntualidad. También se permite incorporar empleados por plazo fijo, es decir aquellos para necesidades productivas acotadas en el tiempo, y se crea la figura de trabajadores a tiempo parcial, para sábado, domingos y feriados.

Adicionalmente se excluyen del convenio las actividades que no se corresponden con las normales, específicas y propias de la actividad, y se asume el compromiso de modernizar las categorías y el escalafón, abriendo una instancia de negociación para adecuar las categorías, acorde a la nueva tecnología y nuevos procesos industriales.