Pese a la gran batería de medidas que tomó el Gobierno para frenar el impacto económico del coronavirus, algunos sectores afectados no estaba contemplados. En el almuerzo que mantuvieron los líderes de la CGT con el Presidente Alberto Fernández se consiguió el compromiso para ayudar a empresas y trabajadores de estaciones de servicio, garajes, canillitas y panaderos. Los anuncios se harán en los próximos días.

En una charla exclusiva con BAE Negocios, Carlos Acuña, uno de los líderes de la CGT y además, Secretario General del sindicato de trabajadores de Estaciones de Servicio, Garages y Playas de Estacionamiento ( SOESGyPE) adelantó algunas  medidas y contó las principales preocupaciones que existen a la hora de pensar en levantar la cuarentena. 

En el almuerzo de Olivos, en el que comieron milanesas de pollo con papas al horno y de postre flan con crema y dulce de leche y la mayoría bebió gaseosas, se habló de todo. “El presidente cree que a mediados de mayo se dará el pico, faltan sólo 45 días. Se definirá como se puede retomar sin perjudicar a nadie. Todo depende como sigan los números de la pandemia, según eso se podrá ir reabriendo o se tendrá que cerrar más”, señaló Acuña.

Sobre lo que pasará después del 13 de abril, en el almuerzo se señaló: “No va a ser fácil levantar la cuarentena, haremos una mesa tripartita con empresas, sindicatos y Estado, pero lo más delicado es organizar el tema del transporte. Es muy complicado que no se llenen los trenes, colectivos o subtes.”, señaló el líder de la CGT. El contexto es preocupante ya que pese al DNU continúan los anuncios de suspensiones y rebaja de sueldos. Sobre el difícil momento, Acuña fue claro: “No puede haber ni despidos ni suspensiones, los empresarios no nos pueden hacer socios de la miseria”.

En relación a su sector explicó: “Hay 4000 estaciones de servicio en todo el país, casi todas funcionando, donde se emplean a unos 55.000 trabajadores. Están vendiendo entre un 10 y un 20% del combustible que vendían normalmente. Entonces ahora tenemos el llanto del empresario que dice que no va a poder sostener la situación. Los compañeros trabajaron, se expusieron al coronavirus y ahora deben cobrar”.

Confio  que mantuvo reuniones con el ministro de Trabajo, Claudio Morini y que también la CGT le planteó al Presidente Alberto Fernández la necesidad de contemplar a otras empresas y trabajadores, que hasta ahora quedaron afuera de las medidas.

Carlos Acuña adelantó: “Necesitamos ayuda para trabajadores y empresas que han visto caer sus ventas. El Estado debe compensar el salario para que los trabajadores cobren lo que corresponde”.

Aseguró que el presidente y el ministro de Trabajo escucharon las inquietudes de la CGT y se comprometieron a dar una solución en los próximos días “Hubo un compromiso para que garajes, playas de estacionamientos, taxistas, canillitas y paraderos que quedaron afuera porque no son ni alimentos ni sanidad reciban una ayuda. Si no funcionan las estaciones de servicio no se puede mover el transporte que lleva el alimento”, puntualizó Acuña, uno de los líderes de la CGT.

“Los empresarios no nos pueden correr con la amenaza de suspensión o despido. Por eso el Gobierno se comprometió a sumar a más sectores, el Repro es una ayuda para las empresas que tienen menos de 20 trabajadores. Es posible que salga un nuevo decreto”, adelantó Carlos Acuña.

Sobre cómo vio el temple del presidente en estos días tan complejos, señaló: “Lo noto en positivo, trabajando con muchas ganas y metido en el tema. Ha acertado con las medidas, si se compara con España, Italia o EEUU.  Ha tomado medidas oportunas. Primero esta la salud de los trabajadores, si no tienen salud, no se puede recuperar la economía. Si cuidamos a los trabajadores, la economía se recompondrá más fácil”.

Confirmó que los gremios le ofrecieron al Presidente aportar 5500 camas, en el caso de que se precise para “resguardar a adultos mayores que estén solos o necesiten hacer reposo. No queremos que estén a la intemperie o mal cuidados”.

No se privó de hacerle un pedido a uno de los sectores más pudientes: “Es hora que el sector financiero ayude a la gente a salir de esto,  son los que más han ganado y son los que tienen que invertir en la producción. Hay que apoyar la producción de alimentos, no tanta electrónica, de esto se sale así”.