A un año de la reforma de la ley de Riegos del Trabajo ideada para combatir la “industria del juicio”, el sector asegurador salió hoy a advertir que si no se conforman los “cuerpos médicos periciales” previstos en la norma, se corre el riesgo de que termine siendo ineficaz, y que hay unos 10.600 millones de dólares en juego. 

“Se avanzó en casi todos los frentes pero para el éxito de la nueva ley de ART es imprescindible la inmediata conformación de los cuerpos médicos periciales”, indicó un reporte distribuido por la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (U ART).

Ya adhirieron a la ley 10 distritos, que concentraban el 85% de los juicios totales

Un estudio sobre 83.500 juicios con Pericia Médica Oficial mostró la “gravedad de la disparidad pericial en el ámbito de la Justicia”, dijo la entidad, al advertir que “la solución pasa por la inmediata conformación de los Cuerpos Médicos Periciales dentro del Poder Judicial”.

El estudio realizar por la U ART arrojó que en los dictámenes periciales se produce un “desvío en la aplicación del Baremo de 17,5 puntos en la valuación de las incapacidades resultantes de un accidente o enfermedad laboral”. 

“Cada punto de discapacidad hoy representa $22.750. Si a esa dispersión se le suma un 35% por intermediación judicial, la eventual transformación de esos casos en sentencia, implicaría multiplicar por siete los costos previstos en la Ley para estos pasivos”, alertó la entidad. 

“Hoy disponen de pericia el 33% de los juicios en stock, aplicando estos parámetros a los 340 mil juicios abiertos, su valuación alcanzaría a u$s10.600 millones”, estimó la U ART.

Ya adhirieron a la ley 10 distritos, que concentraban el 85% de los juicios totales, incluyendo los estratégicos Ciudad y Provincia de Buenos Aires.

Las primeras cifras en baja de juicios ingresados -impulsados por grandes estudios jurídicos- incluido uno muy vinculado al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, fueron notorias.

Además, fue clave la jurisprudencia de la Corte Suprema respaldando las fórmulas indemnizatorias, así como los primeros pronunciamientos del fiscal y de algunas Salas de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (CNAT) a favor del nuevo procedimiento administrativo ante las Comisiones Médicas (CCMM). Pero resta poner en caja a los peritos judiciales, cuyo accionar siempre queda en la mira por la posibilidad de que puedan favorecer a alguna parte por algún “interés” creado. 

Un estudio sobre 83.500 juicios con Pericia Médica Oficial mostró la “gravedad de la disparidad pericial en el ámbito de la Justicia”

Las pericias se establecieron en un marco en el que “los honorarios de los peritos estaban atados al resultado de las sentencias y en el que la discrecionalidad ha sido la regla, tanto sea por la ausencia de una tabla de valuación de las incapacidades, por la falta de un organismo especializado de control, como por la carencia impuesta de peritos de parte en muchas de las jurisdicciones del país”, explicó la U ART.

Para ello, la solución encontrada fue conformar los Cuerpos Médicos Periciales, con el fin de que se garantice la transparencia, pero hay sectores que resisten esa medida prevista en la nueva ley de ART, por intereses económicos.