En medio de la polémica por el alcance de la medida y a quiénes beneficiaría,  el juez de la Cámara de Casación bonanerense, Víctor Violini, ratificó este miércoles su decisión de otorgar libertad a detenidos y alertó que si no se descomprimen las cárceles, "el coronavirus va a infectar a 50 mil presos", lo que "haría explotar el sistema sanitario" de la Provincia.

Mientras los cruces entre el oficialismo y la oposición se acrecentan, el magistrado que efectivizó prisiones domiciliarias por el avance del covid-19 en los centros de detención, volvió a defender su fallo y aseguró que "el bien jurídico número uno protegido por el derecho es la vida".

 En diálogo con Radio La Red, Violini enfatizó que "sólo pueden acceder al arresto domiciliario aquellos que tengan delitos leves" y subrayó que "de ninguna manera" se le otorgó el beneficio a personas que hayan cometido delitos graves.

"Lo que le digo a los familiares es que tenemos 34 mil lugares para alojar presos y tenemos 50 mil. Si la pandemia ingresa a las cárceles, cosa que va a suceder, se va a tardar entre un mes y medio y dos meses en contagiar a todos los presos", detalló el magistrado, y advirtió que "si liberaría a 50 mil presos ya contagiados, explotaría el sistema sanitario de toda la provincia de Buenos Aires".

En el mismo sentido, el titular de Cámara de Casación bonanerense, detalló que la lista de los detenidos únicamente contempla a quienes se encuentren dentro de los grupos de riesgo y que la nómina es confeccionada por el Ministerio de Justicia y el de Seguridad de la provincia. 

En tanto, la Cámara Nacional en lo Penal Económico se sumó a las recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) e instó a los juzgados del fuero a dar el "trámite más ágil posible" a las causas con detenidos, mientras que habilitó una "feria extraordinaria" para resolver aquellos temas que "no admitan más demoras".