Los gremios aeronáuticos acataron la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo y dejaron sin efecto el paro anunciado para hoy, aunque advirtieron que podrían convocar a nuevas medidas de fuerza.

"No nos va a cambiar llevar un plan de lucha ahora, dentro de siete días o un mes", afirmó el secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró.

El gremialista sostuvo que el conflicto queda "suspendido porque se sientan bajo el paraguas protector que les da la ley y se demora en el tiempo".

Justo en el comienzo de las vacaciones de invierno, cinco de los seis sindicatos aeronáuticos habían convocado a un "cese de tareas" para hoy.

Los impulsores del paro son APLA y UALA, técnicos aeronáuticos (APTA), personal de tierra (APA) y jerárquicos (UPSA) y se había estimado que la medida podría afectar unos 650 traslados aéreos.

"Hay una intencionalidad manifiesta de hacer negocios que nada tienen que ver con el bienestar de todos los argentinos o con las ventajas que pueda obtener un usuario", afirmó Biró, en declaraciones a FM La Patriada.

No obstante, la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) realizó este jueves una asamblea en el Aeroparque Metropolitano para debatir sobre el desembarco de las empresas low cost, por lo que hubo demoras en algunos vuelos.

Se trata de la organización gremial que representa a los tripulantes de cabina de toda la Argentina, que reclama al Gobierno imponer a las low cost las mismas medidas de seguridad y condiciones laborales que al resto de las compañías.

La asamblea comenzó a las 7 en el Aeropuerto Jorge Newbery y generó demoras en vuelos a Mar del Plata, Bahía Blanca y Rosario.

En un comunicado a los afiliados, el gremio que conduce Juan Pablo Brey dijo que la asamblea fue realizada para debatir la decisión del ministerio de Transporte de eliminar la tarifa mínima de referencia para los pasajes de vuelos de cabotaje.