El bloque de Sindicatos Aeronaúticos Unidos (SAU) reiteró sus denuncias por la situación de los trabajadores de dos empresas que integran el sistema de aeronavegación comercial. En efecto, por un lado Avian Avianca Argentina, concursada y sin pagar salarios desde hace 7 meses, como también la compañía Andes, que dejó de abonar sueldos desde junio, circunstancias graves que aseguran "no tuvieron la atención ni preocupación de las autoridades gubernamentales de los servicios de transporte".

Dentro de este marco activarán a partir de las 10 de este martes un reclamo en el sector "C" del Aeroparque Jorge Newbery donde participarán trabajadores de diferentes áreas del servicio aerocomercial. Con énfasis sostenido organizaciones como APLA liderada por Pablo Biró aseguran que "la revolución de los aviones no llegará pero sí más dificultades para trabajadores y sus familias". Además, en paralelo a los conflictos sindicales y no sólo paritarios el Gobierno sostiene su decisión de alentar la creación de sindicatos por empresa, aún en el transcurso de las últimas semanas en ejercicio del poder. Prueba de ello fue la habilitación de inscripción sindical a una organización de pilotos de Latam. El mismo rango de reconocimiento ya tuvo lugar, mucho antes de las PASO y las últimas elecciones del domingo 27 para la Asociación Sindical de Trabajadores de Flybondi, la Unión de Empleados de Norwegian (UnEN), al tiempo que la compañía JetSmart Argentina también activó gestiones para concretar su propio sindicato de trabajadores.

El capítulo de organizaciones gremiales por compañía es considerado por los sindicatos tradicionales como "una provocación" e intento de "socavar las bases del movimiento obrero" en este caso para uno de los rubros del transporte donde existen salarios de relevancia "acordes a la responsabilidad" de quienes cumplen diferentes funciones en los vuelos comerciales de todo tipo de aeronaves.